“Estamos desapareciendo”, gritan los cañeros

Los productores decidieron elevar la protesta la próxima semana, requiriendo la intervención directa del gobierno de José Alperovich En una asamblea general, decidieron movilizarse. Quieren plantearle hoy el escenario de la actividad a la ministra Débora Giorgi

09 Abr 2015
1

ENOJOS Y “PLAN DE LUCHA”. Ayer, los cañeros criticaron al Gobierno y a los industriales en el marco de una asamblea que se realizó en el El Cevilar. la gaceta / foto de luis duarte

Las críticas a la administración de José Alperovich y a los industriales se repitieron durante más de una hora, lo que marcaba el enojo de decenas de los cañeros. La exasperación se elevó con cada participación de los pequeños productores, con cada descripción de cómo viven en medio de la crisis azucarera: “estamos desapareciendo”.

Un centenar de “jóvenes y maduros” agricultores llegaron al salón Otto en la zona de El Cevilar, sobre la ruta 9. Habían sido convocados por dirigentes de la Unión Cañeros Independientes de Tucumán (UCIT) y de Cañeros Unidos del Este (CUE) con la intención definir una postura ante la complicada situación que atraviesan. En esto se conjugan la caída del precio interno debido a una sobreoferta de azúcar en el mercado, el incumplimiento de las exportaciones por parte de los ingenios, bajos valores externos, el tipo de cambio monetario actual y la inflación, un combo que viene afectando a la agroindustria en los últimos años.

El encuentro se llevó adelante un días después de que Alperovich recibiera a los ejecutivos de las principales empresas del país, entre ellas, Ledesma (Jujuy), Tabacal (Salta), Atanor (ingenios Concepción y Marapa), el Grupo Colombres.

“Los culpables son el gobernador y su ministro (de Desarrollo Productivo, Jorge Feijóo). Vivimos esta situación todos los años, hace 10 años. El gobernador y los industriales son socios”, manifestó en medio de la pista techada Roberto Racedo, uno de los productores que participaron en la asamblea.

“Todos los años firmamos actas acuerdo (por el cumplimiento de las exportaciones para equilibrar el mercado interno). Pero las usan de papel higiénico luego, cuando volvemos a las casas (...) Esta vez no se firmará ningún acta”, añadió.

Trasladar la protesta a la plaza Independencia fue la propuesta que se repitió en cada exposición, tuvo unánime aceptación. Así, los productores definieron iniciar la próxima semana, en particular, el martes, una protesta en el principal paseo público de San Miguel de Tucumán. Se presentarán frente a la Casa de Gobierno, tras movilizaciones de distintos puntos del interior tucumano. La intención es trasladarse en las maquinas de campos, como sucedió en la historia de protesta del sector, y ubicarse en la plaza.

“Es el momento de movilizarse. Estaremos gordos, porque comemos papas, arroz, cuando los empresarios comen bife de lomo y pueden ir al gimnasio. Los cañeros estamos c...”, enfatizó Sergio Fara, titular de UCIT, en respuesta a la opinión de uno de los cañeros, quien había dicho que los agricultores estaban excedidos de peso. El dirigente dijo que la postura es que el propio Alperovich reciba a los productores, no así sus funcionarios, como lo hizo con los industriales.

Además, decidieron movilizarse hoy para solicitar una audiencia con la ministra de Industria nacional, Débora Giorgi. Está previsto que la funcionaria kirchnerista encabece “Incubar Industria-Emprendedores del NOA”, que se realizará en el hotel Catalinas Park, en avenida Soldati al 300, de esta ciudad.

Rafael Sánchez, un referente de los autoconvocados tucumanos durante el conflicto por la resolución 125, opinó que el Gobierno provincial debería tomar una decisión política y establecer un precio base para evitar que el valor del azúcar siga descendiendo. Dijo, inclusive, que muchos cañeros no están bancarizados y tampoco son sujetos de créditos, en referencia al financiamiento como única alternativa para cubrir los costos de producción. “Es el país de los intermediarios, de una precio primario y de góndola”, enfatizó.

Sentada entre la multitud, Rosa Lizárraga acompañó cada moción. “Estamos desilusionados con el Gobierno por lo que nos está pasando: los cañeros chicos estamos desapareciendo. No tenemos cómo pagar los impuestos. Debemos movilizarnos”, reclamó la mujer, de 61 años, al final de la jornada.

Comentarios