Cartas de lectores

22 Mar 2015
2

gentileza Carlos Isas Guillou

UN PORVENIR MEJOR
Por favor, dejen de hacer. No hagan más hasta que se vayan y Dios quiera que así sea. En estos años han demostrado cuán ineptos fueron, ya que todo lo que han hecho en Yerba Buena, y han hecho cosas, lo hicieron mal: pavimentaron muchas calles, ahora intransitables; hicieron cientos de metros de cloacas, ahora desbordadas; construyen un desagüe pluvial en el bulevar 9 de Julio (foto), que ya ha evidenciado cuán mal hecho está y promete ser una bomba de tiempo; recolectan basura, pero la ciudad está inmunda y soporta cientos de esquinas, calles y canales con basurales; colocaron innumerables lomos de burro, todos diferentes, sin criterio, arruinados en su mayoría. Tenemos un patrimonio arbóreo único y hemos visto caer por el descuido municipal cientos de árboles irreemplazables; colocaron cámaras de seguridad, ¿para qué?: el delito ha aumentado. Cambiaron el sentido de circulación de algunas calles y crearon caos; el parque automotor creció y no saben garantizar el orden circulatorio, ni la seguridad vial; están colocando barandillas en la avenida Aconquija, que no servirán para ayudar, ni proteger a nadie. Puedo seguir: aguas turbias, río Muerto sobreexplotado, semaforización irresuelta, barrios periféricos olvidados, veredas desbaratadas, descuido de espacios verdes y una larga lista irrebatible para el vecino sensato. Algo sí hicieron bien y los felicito: el desarrollo cultural. Algo ni siquiera hicieron: el desarrollo turístico. Algo que sorprende gratamente: la buena predisposición de los empleados administrativos, aún inmersos en un sistema burocrático y enmarañado. Algo elemental que no supieron hacer: una digna planificación urbana. Hoy, las tormentas descubrieron cuánta torpeza hubo en la gestión, cuántas decisiones equivocadas, cuánto dinero mal usado. A los responsables no les pido, en esta ocasión, rendición de cuentas de gastos, sólo que con una retirada silenciosa dejen lugar a otros que no sean del mismo palo. A quien venga, que nos devuelva el orgullo de pertenecer a una ciudad donde prevalezcan el bienestar, la belleza, la seguridad, la honestidad, el orden, la limpieza, la armonía, el cuidado del medio ambiente, el respeto, la eficiencia. Parece utópico, sin embargo, Anatole France dijo hace 100 años: “La utopía es el principio de todo progreso y el diseño de un porvenir mejor”.

Carlos Isas Guillou

[email protected]

LA CODICIA DE LOS POLÍTICOS
He leído con particular interés la excelente nota de Federico Türpe del 21/3. Deseo agregar mi pensamiento sobre el particular. El hombre creado por Dios a su imagen y semejanza, es tentado por ambiciones muchas veces desmedidas sin importarle el bien de su prójimo y del pueblo en general. Los políticos de todos los colores, como lo menciona Türpe, necesitan satisfacer su codicia, no sólo del poder, sino además de sus intereses particulares y para ello no escatiman absolutamente nada. Se valen de todo tipo de artimañas para conseguir dicho objetivo y las bendiciones de quien sea para lograrlo. Pero todo esto es pasajero, la vida se nos escurre por las manos y nada nos llevaremos de este mundo y como bien lo dice el Evangelio según Lucas cap. 12 y siguientes en donde uno de los mayores obstáculos que se presenta es el esfuerzo por liberar a los pueblos, de su propia codicia. El día que acepten participar en los grandes acontecimientos y no se dejen dividir por las promesas en beneficio de tal o cual candidato serán más fuertes y encontrarán la vida, la verdadera vida, para nosotros, nuestros hijos y todas las generaciones futuras y ser dignos de vivir en un país donde reine la concordia y el bien común, liberados de la soberbia la codicia y el poder donde todo esto no tiene sentido alguno ante la precariedad de la vida. Una vez más agradezco este espacio donde los ciudadanos comunes podemos expresarnos en libertad y sugiero recortar esta nota de Federico Türpe y tenerla muy presente hoy y en el mañana.

Carlos Dumit

[email protected]

EL ESTADO DE PAPEL
No tiene ningún interés en saber quiénes integran el gobierno de la realidad de papel. Basta preguntar a cualquiera que viva en una villa de emergencia o en un barrio miserable. Tampoco le interesa aspirar a otra cosa que no sea pasarla bien, según sus normas, o sea comer, dormir con alguien y no tener ninguna obligación, ni siquiera la inevitable de pagar impuestos. Ni aún ante la otra norma inevitable de la vida que es morir, titubea. No tiene nada que perder ni nada que ganar. A veces, la fe religiosa le alcanza a mojar el alma, y le permite sobrellevar con menos rigor las vicisitudes de una vida signada por la falta de todo. El Estado de papel, llámese medios de comunicación, como se le denomina actualmente, apenas incursiona en el mundo de la realidad aparente, mediante la caridad, con minúscula, las prebendas electorales, los misteriosos proyectos para mejorar a estos núcleos de población y que hasta ahora no han sido para nada efectivos. No es mediante soluciones de paso, de urgencia, sino con una convicción de patria, de nación, de Estado moderno, de tantas cosas que pueden planificarse para dejar de ser un Estado de papel y transformarse en un país real en el que todos tengan oportunidades. Para eso vivimos ahora en democracia, para que se gobierne para el pueblo en su totalidad. Y por supuesto, para que las leyes sean para todos, como realmente la estatua de la justicia ciega, lo dice sin hablar. Basta de separar las dos realidades, la política económica debe elaborarla el gobierno para lograr la unión de estas dos realidades, caso contrario, estaremos dividiendo el país en dos. Apelo a nuestro Martín Fierro, “los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera, sino los devoran los de afuera”, y para muestra basta observar lo que pasa con nuestra deuda externa. La política económica no debe ser sólo palabras en los papeles, sino hechos en la realidad aparente y en la real. Y estos hechos son obras, educación, seguridad, medicina y no leyes y decretos que no se cumplen.

Carmelo Felice
[email protected]

DEUDA CON LA CIUDADANÍA
Los gobernantes de esta provincia son los responsables por su ineptitud del desastre ambiental sufrido por la población, que no dispone como ellos de vehículos oficiales, ni de helicópteros, ni de viáticos pagados al contado. Y el risible -si no es siniestro- espectáculo de esos gobernantes acariciando niños y viejos y repartiendo bolsones tardíos me lleva a plantear la necesidad moral imperiosa de formar una comisión de notables de varias disciplinas pertinentes para determinar qué no se hizo, y qué se hizo mal pero se pagó como bueno, para llevar ante la Justicia -mediante sus conclusiones- a los responsables de tanto sufrimiento al pueblo a fin de aplicarles el condigno castigo. Tienen ellos una deuda con toda la ciudadanía por su desidia criminal, por su desinterés en el cumplimiento de sus obligaciones, por su ignorancia y descuido de los deberes que les imponen las leyes. No puede haberse destruido tanto ante una emergencia que era su deber prever y precaver sin que haya habido tanta incuria. Tucumán es la provincia con mayor carga impositiva en el país. Pero es evidente que los impuestos no se emplean en obras en beneficio de los ciudadanos. Urge un castigo ejemplarizador a los autores de tanta crueldad.

Jorge María Miranda [email protected]

EL POBRE DIOS
“Espero que el otro mes, Dios sensibilice a los funcionarios y nos den más”, dijo el intendente Orellana (carta del 20/3). ¡El pobre Dios, las cosas que le piden!

Ramón Eudal
[email protected]

SEMÁFORO
Días atrás, en esta sección me referí a la necesidad de contar con un semáforo en las intersecciones de Francisco de Aguirre y Lucas Córdoba. Hasta acá, no fui escuchado. Allí la Municipalidad, precisamente donde está instalado el Cenara (albergue de canes vagabundos), habilitó un predio para aquellas personas con capacidades disminuidas, bajo el sistema de equinoterapia. Para que estas puedan tener acceso a este al igual que los cientos de vecinos que cruzan la avenida muy especialmente en las horas pico, se hace necesario la instalación de este elemento que dará mayor seguridad al tránsito. Algunos necesitan de sillas de ruedas para su desplazamiento. Se debe comprender que la habilitación de la nueva Diagonal a Tafí Viejo, la apertura de Francisco de Aguirre al oeste, el megabarrio Lomas de Tafí, incrementaron notablemente el fluido vehicular en la zona. Para mejor casi todos los automovilistas se sienten eximios pilotos de la Fórmula 1. Se creen émulos del recordado Chueco Fangio. Qué decir de los motociclistas, circulan a toda velocidad, algunos por la derecha, otros por la izquierda; algunos de ellos rompiendo con creces los 80 decibeles permitidos. Los hay quienes lo hacen a contramano. Si fuesen futbolistas ya estarían en River o Boca (todos excelentes dribleadores). Otros son especialistas en asaltar a niños y mujeres. Prefieren los celulares y carteras. Pareciera ser que les encanta comunicarse. No tienen compasión con los documentos de identidad de las arrebatadas. No les sirve, pero en ese afán desmedido de hacer daño, no son capaces de dejarlo en algún domicilio o en la vía pública para que algún comedido los reintegre a sus propietarias. Hoy, en nuestras calles, ver a dos individuos montados en una moto, dan la sensación de que te están por asaltar. Así vivimos. Vamos a necesitar un policía para cada uno de nuestros niños y mujeres. Retomando el tema del semáforo, espero que nuestra Municipalidad que necesita de votos para octubre, y que está dedicada de lleno a efectuar obras públicas, cosa que me parece muy bien a partir del famoso refrán: “obras son amores”, concrete la colocación de ese semáforo que servirá -indudablemente- para ordenar el intenso tránsito. Por lo menos se nota en la ciudad que todo aquel que conduce un rodado ya sea de dos o cuatro ruedas, está tomando conciencia del respeto que se le debe tener al juego de luces y a esas rayas verticales pintadas en el pavimento, denominadas “sendas peatonales”.

Hugo Navarro
[email protected]

ESTACIONAMIENTO
Acertada la medida de la Municipalidad de Monteros de autorizar el estacionamiento en ambas aceras, en las calles mayores de siete metros de ancho. Debe hacerlo en todas, dejando muy bien marcado un sector en cada una para motos y bicicletas. Así lo hizo con anterioridad Concepción y el sistema funciona.

Liberato Aráoz
[email protected]

PROPAGANDA POLÍTICA
Qué lindo sería que los políticos tucumanos de todas las fuerzas y partidos, dejaran por un momento de inundarnos con publicidad paga a través de anuncios de Facebook apareciendo sacándose fotos en las peatonales, saludando en nombre de Eva Perón por el Día de la Mujer, y utilizaran los recursos que disponen y que, en gran medida pertenecen al pueblo, en volcarlos en obras, por ejemplo, una institución pública que aborde el tratamiento de los niños con autismo de forma interdisciplinaria, que incluya una escuela especial, un centro de día, un centro educativo terapéutico, profesionales en la rehabilitación diaria, etcétera. Qué importantes cambios se producirían, y más que plata “tirada” en “spams” publicitarios sería una gran inversión, como una de tantas inversiones posibles, más hoy en día que toda la población inundada no tiene tiempo libre para leer los avisos del Facebook.

Juan Manuel Posse
[email protected]

HACEDOR INCANSABLE
“El hombre camina sobre la tierra y cuando está muy cansado, a dónde busca refugio, sino debajo de ella”, decía Atahualpa Yupanqui. Lo que intento es buscar alguna explicación por lo ocurrido hace unos días. Es acercarme con respetuoso silencio pretendiendo salvar del olvido aquellos hechos u acciones de los hombres que trascendieron. Aquellos que desde su oficio, arte o profesión, tuvieron un accionar destacado en la comunidad. Ellos sí que lograron atesorar estima y admiración. En ese marco sobresalió Pedro Oscar González, más conocido como “Rory” en nuestro Simoca. Su fallecimiento permite a los interesados en el diario caminar, acopiar recuerdos como el del Tito Aguirre que ante esta triste adversidad para familiares y amigos, me comentaba una frase de don Exequiel Molina, bohemio nativo de Pampa Mayo y amigo de Yupanqui: “estamos quedando pocos…” Pocos como Rory González que entregó muchos años de su vida dejando huellas imborrables en esta tierra querida. Más de 50 años empujando su evolución y su desarrollo socio cultural. Y estuvo en todas. Fue un reconocido funcionario municipal que impulsó actividades en el deporte, el folclore y el turismo; desempeñándose también en las direcciones de ceremonial y de relaciones institucionales. Hizo periodismo escrito, actividad que le permitió crear el Boletín Municipal para reflejar noticias, entrevistas, fragmentos de la historia de nuestro pueblo y la labor de los organismos del gobierno municipal. Protagonista imprescindible en la creación, difusión y animación de los Festivales del Sulky y de la Feria. Amigo y propulsor de artistas y deportistas como los Hermanos Ruiz, Tino y Hugo, Isaac Sánchez y el mismo Juan Pablo Juárez por nombrar algunos. Apoyó las actividades del teatro y coro que se desarrollaban en la desaparecida biblioteca Florentino Ameghino, como también la valiosa intervención que le cupo en la inauguración de la efigie -actualmente en la feria- del Chango Rodríguez autor de la zamba “De Simoca”, obra del escultor Eduardo Romano. Ejerció el comercio como también la animación artística, cuya fina, amable y prolija dicción permitieron distinguir su voz. Creador de programas en vivo en los primeros años de la radiotelefonía simoqueña. Hacedor incansable del quehacer cultural en la difusión y defensa del patrimonio, como de las costumbres y tradiciones de nuestro pueblo. Por su fe cristiana y sensibilidad a los problemas de la gente, impulsó la construcción de capillas en distintos barrios de la ciudad. Con su partida se ha desgajado otra parte del viejo “pacará”. Ella será el adiós que en recuerdos volverá. Yupanqui escribió: “el hombre lucha, trabaja y a veces todo lo que de tierra le queda tiene la exacta dimensión de su poncho, vale decir apenitas su tumba”.

Augusto Fernández
Avenida Ricardo Balbín 8
Simoca-Tucumán

UN LUCHADOR
Según sus investigadores, nació en Monteros el 25 de marzo de 1926. Maestro rural desde muy joven, llegó a la Agremiación Tucumana de Educadores Provinciales en momentos difíciles. Recibió un gremio empobrecido, con docentes sumergidos económicamente y menospreciados socialmente. En el gremio orientó la acción hacia conquistas ciertas y verdaderas. La huelga de 1958 fue una prueba de fuego. La lucha fue ardua pero fructífera. Se luchaba por la equiparación salarial de los maestros provinciales con los nacionales. Se crearon las juntas de clasificación con representación docente, régimen de licencia, bonificación por zona y bonificación por antigüedad. Forjador de Organizaciones Confederales como Cgera que luego integraría el Acuerdo de Nucleamiento Docentes (1970), paso previo a la constitución de la futura Ctera, de cuya junta ejecutiva fue el primer secretario adjunto. Isauro sabía que lo consideraban “peligroso” y había sido amenazado por la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina). Francisco Isauro y Arturo René Arancibia, su hermano, fueron asesinados el 24 de marzo de 1976 por personal civil y policial en el local de la Agremiación de Educadores de la Provincia (ATEP) donde residían. Con dos escopetas de caza, resistieron y dieron muerte a uno de los asesinos, cayendo ellos después. El cuerpo de Isauro Arancibia tenía más de cien balazos. Hoy, en afrenta a su historia, los dirigentes que entregaron el salario 2015, y están llevando, a la docencia, con sus ingresos, a una vida penosa e insostenible, cómplices de la destrucción del Estatuto del Docente, “piden juicio oral” a los asesinos del gran dirigente asesinado. Aunque es correcta la solicitud, el verdadero homenaje a Francisco Isauro Arancibia, es movilizar el 24 de marzo, a la plaza Independencia, denunciando la entrega salarial y pidiendo la reapertura de la paritaria. ¿Razones? Con “docentes sumergidos económicamente”, se impone una acción histórica: intervenir masivamente para que la crisis no la paguemos los trabajadores de la educación.

Pedro Pablo Verasaluse
[email protected]

UN DIOS CON MUCHO TRABAJO
Cuando nació Afrodita, diosa de la belleza -relata Platón en su “Banquete”- los dioses se reunieron para el festejo. Entre los invitados estaba Penia, diosa de la pobreza; y Poros, dios de la abundancia. Penia, siempre con necesidades, espera que Poros se embriague y concibe un hijo con el. Se llamará Eros, responsable de erotizar cualquier objeto, humano o no, incrementando o disminuyendo la atracción sexual y el amor. Mientras tanto la película “50 sombras de Grey”, lejos de alcanzar sus excitantes pretensiones, resulta menos erótica que la abuelita de Caperucita Roja, aun habiendo sido comida por el lobo. El erotismo de calidad excluye la pornografía, pero no impide que nuestro travieso dios Eros, demostrando su poder, elija a una chica normal, la denomine Pepita, y haga de las suyas al dotarla con una inusitada carga hormonal. Pepita, cercana al ascetismo (luego se sabrá que “Ascetismo” era un boliche frente a su domicilio), contradice al bolero “Solamente una vez se entrega el alma”. teniendo fogosos contactos con cientos de trabajadores de planta permanente, por mencionar sólo el área institucional, y con algunas docenas de colombianos, ecuatorianos y de la Guayana Francesa, por cubrir sólo el espectro latinoamericano. Pepita sufre fuertes críticas por su desmesura. Su traumatólogo la defiende argumentando que por problemas lumbares le es más fácil acostarse que levantarse. Interrogada sobre si escribirá sus memorias responde: “no sólo las mías sino también las de los demás”. Lo cierto es que el simpático dios Eros -al que sospechamos tucumano- es capaz de unir lo más insólito, el ideal con la estupidez, la soberbia con la depresión y el entusiasmo con el aburrimiento. Como así también, desde el amor a las várices de una cantante vieja, hasta la eterna pasión masculina por el intestino grueso. El buen erotismo, unido al arte y la belleza, puede ser mejor respuesta para esta sociedad fracasada, plagada de bombas, ataques, trompadas y tiros.

Osvaldo Aiziczon
[email protected]

Para publicar en "Cartas al director" escribir a [email protected]

 

Comentarios