El Sorgo de Alepo es un verdadero dolor de cabeza

Grama y Tupulo integran el grupo de las malezas que es necesario tener buen control Celso González destacó el buen nivel de humedad que tienen los campos. Sin riego

12 Dic 2014
1

MALEZAS. Hay que estar prevenidos

Un aspecto fundamental que, en general define la producción final de un cañaveral, es cómo podemos controlar las malezas y no dejamos que entren en una competencia con el cultivo en el uso del espacio, el agua y los nutrientes, dijo Jorge Scandaliaris.

Existen diferentes malezas que lo afectan, por lo que “identificarlas en tiempo y forma y saber cómo controlarlas para a ser importante”, señaló.

“El Sorgo de Alepo es una maleza muy importante en la caña, sobre todo cuando se da en momentos de estrés hídrico”, por lo que es fundamental manejar adecuadamente las dosis y los momentos de aplicación del herbicida, para evitar la fitotoxicidad en el cañaveral.

“Esto es algo que se vio este año, por lo que sin duda no se aplicó adecuadamente”, opinó.

Además de esta maleza, “la Grama es otro dolor de cabeza que se suma al Tupulo, otra muy importante que afecta al cañaveral”.

En líneas generales “las malezas vienen controlándose, pero hay que seguir de cerca los cañaverales y no descuidar los controles de malezas”, sugirió Scandaliaris.

“La recorrida por los cañaverales para saber cómo se encuentra, es importante a la hora de definir tratamientos de controles”.

Una caña recién plantada debe arrancar bien limpia, por lo que la estrategia de control con pre-emergentes y luego con controles adecuados de post-emergencia servirá para el futuro de las socas posteriores.

Quiero destacar, que “debemos conocer el suelo al momento de decidir fertilizar, por lo que los análisis de suelos son importantes. En la Eeaoc estamos haciendo un relevamiento de suelos en el área cañera, para tener una información precisa de los suelos y cuáles serían sus necesidades de nutrientes”.

“Igualmente el análisis de un lote es fundamental a la hora de decidir. Aspectos como la materia orgánica del suelo, la disponibilidad de nutrientes y el potencial de rendimiento del cañaveral determina la dosificación de la fertilización”, precisó el investigador.

Un adecuado programa de fertilización con fertilizantes nitrogenados y fosfatados es importante tenerlo y aplicarlo, pero también debemos incorporar a este programa los biofertilizantes, que tienen muy buena respuesta y son capaces de sustituir, a la mitad, la dosis de urea, que es un fertilizante hoy caro.

Comentarios