Monroy lideró a la “legión”

Núñez y Ledesma completaron el podio tucumano en el certamen profesional de Alpa Sumaj.

TAREA CUMPLIDA. Jorge Monroy ya recibió la copa de campeón del certamen solidario que organizan Andrés Romero y sus amigos. El jugador de Yerba Buena ganó de punta a punta, jugando un gran golf. LA GACETA / FOTO DE CARLOS WERNER TAREA CUMPLIDA. Jorge Monroy ya recibió la copa de campeón del certamen solidario que organizan Andrés Romero y sus amigos. El jugador de Yerba Buena ganó de punta a punta, jugando un gran golf. LA GACETA / FOTO DE CARLOS WERNER
20 Septiembre 2014
Como en 2010, cuando impuso su nombre como ganador del Abierto de Profesionales del Norte, Jorge Monroy volvió a levantar una copa en Alpa Sumaj. Ante la mirada feliz de sus familiares y amigos y el aplauso de las más de 300 personas que siguieron la ceremonia de premiación, el flamante campeón del “II Andrés Romero Invitational” esbozó una sonrisa. Atrás dejó un torneo jugado casi a la perfección, en el que fue puntero desde el primer día, haciéndose inmune al ataque de la amplia lid de figuras del golf que se reunieron otra vez en el campo de Jockey Club.

“Esto puede marcar un punto de consolidación en mi carrera. Es mi segundo título profesional, y encima en casa. Me dará confianza para lo que viene y para intentar dar un golpe en cualquiera de las canchas donde vaya a jugar” dijo Jorge, un muchacho sencillo y ganador, que sueña con más. Resultados como el de ayer avalan esa ilusión.

Monroy supo manejar la situación que propuso el sábado. Partió como líder y con apenas un golpe de ventaja sobre su vecino Augusto Núñez. Pero para él no hubo miedo escénico. De entrada le ayudó el doble bogey con que comenzó su faena su rival de 21 años. Él, en cambio, puso en el freezer las emociones, con birdies en los hoyos 3, 5, 10 y 14, al que sólo se vio alterado por el bogey del 11.

“Que haya tantas personas queridas y conocidas siguiendo mi juego me hizo jugar tranquilo. Me pasó toda la semana. Ni por asomo se me aflojan las piernas con ellos cerca, al contrario, voy caminando por el fairway y muchos se acercan, me saludan, me alientan. Y eso me tranquiliza”, aseguró el flamante campeón. Entre quienes no lo dejaron solo estuvieron Sonia Cejas (la esposa) y sus hijos Lautaro, Elías, Zoe y Nahir.

Núñez empezó cerca de él, y terminó a tres golpes. Se lo vio disconforme con su juego, sobre todo en la vuelta. En su tarjeta, además del doble bogey del inicio, quedaron anotados birdies en los hoyos 2, 3, 14, 17 y 18 y un bogey en el 15. “Pensé hacer un tipo de juego, pero no me salió. Y así como estaba algo incómodo, Jorge no aflojaba y mantenía la regularidad. Se me escapó, pero lo vivido me sirve mucho como experiencia”, contó.

Justamente el equilibrio en su juego fue destacado por Monroy, que incluso dio muestras de haber sabido manejar la ventaja. “En la vuelta fui asegurando los golpes. No quería hacer locuras, así que me cuidé mucho. Fue distinto a lo del viernes, cuando sabía que tenía que remontar sí o sí para conservar la punta. Usé bien el drive, trabajé bien en el green y las cosas salieron como quería. Veía que Augusto no estaba cómodo, que no estaba en su mejor día y no podía atacarme. Eso sí terminó por calmarme. Igual, no puedo olvidar que en la ida las cosas estaban más apretadas”, señaló.

Así como Monroy y Núñez protagonizaron el mano a mano tucumano del día, otros jugadores locales se destacaron. Uno de ellos fue Nelson Ledesma, 3° con 265 golpes y un parcial ayer de 66, de lo mejor de la jornada. El profesional de Las Yungas completó el podio con jugadores formados en la provincia, un hecho para destacar en un torneo de profesionales. César Costilla (5°), Armando Zarlenga -h- (6°) y Luis Romero (9°) también fueron top ten.

Final, para el jugador del día. “No me quedó nada por hacer en el torneo. Creo que salió perfecto. Desde el primer día que comenzó venía a pasarla bien. Y eso influyó en mi juego.” El Monroy del “Invitational” en su mejor expresión.

Comentarios