El juez defiende su sentencia

14 Jun 2014
LA CUESTIÓN DEL CONSUMO.- Un estudio elaborado por LA GACETA en función de las declaraciones juradas (ddjj) de Juan Manzur arrojaron que este debía acreditar consumos (o gastos) por $ 3,6 millones en 2009 y por $ 2,4 millones en 2010. Pero ese asunto resultó omitido en la peritación que practicó Héctor Roccatagliata, miembro del Cuerpo de Peritos Contadores Oficiales de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Dicho informe técnico jugó un papel crítico para el sobreseimiento del funcionario, según se desprende de la sentencia que rubricó Daniel Bejas, juez federal N°1.

Dos defensas.- El abogado José Agustín Ferrari asumió la defensa técnica del ministro Juan Manzur desde el inicio de la investigación hasta su fallecimiento, en octubre del año pasado. A continuación, el letrado Nicolás Pedro Brito ocupó el lugar que había dejado vacante Ferrari, que también defendió a miembros de la familia del gobernador José Alperovich.

LA PRIMERA ACEITERA.-Tío Yamil se denomina la sociedad anónima en la que participa como accionista Manzur. Esta empresa, que explota la aceitera sanjuanina del mismo nombre, fue la gran novedad de la última ddjj -correspondiente a 2012- que el funcionario presentó ante la Oficina Anticorrupción. A diferencia de su cónyuge, Sandra Mariela Mattar Sabio, Manzur nunca antes había informado participación societaria alguna en las manifestaciones de bienes que elabora desde 2003, cuando se convirtió en titular de la cartera de Salud del Gobierno de Alperovich. El médico consignó que su participación en Tío Yamil SA vale $ 2,1 millones y que ingresaron $ 5,7 millones a su patrimonio en concepto de utilidad derivada del giro empresarial. La entrada de Manzur a la industria olivícola había sido anticipada por este diario en diciembre de 2012, 11 meses antes de la difusión de la última declaración jurada.

LA SEGUNDA ACEITERA.-En abril de este año, la compañía Agroaceitunera (Nucete) anunció que había concluido exitosamente el proceso de fusión con Tío Yamil SA, la empresa de Manzur. Ambas firmas dijeron que se habían asociado para crear la mayor aceitunera del país y la operación tuvo una repercusión amplia. Nucete posee el 70% del mercado de exportación olivícola argentino; pese a ello, esa compañía afrontó una serie de dificultades económicas durante los últimos años. De hecho, en 2012 se vio obligada a cerrar temporalmente por los obstáculos que había puesto la Secretaría de Comercio Interior (entonces, a cargo de Guillermo Moreno) para exportar a Brasil. La fusión dio pie a un nuevo requerimiento de ampliación de denuncia en la pesquisa que investigaba si Manzur se había enriquecido en forma ilícita.

“Las decisiones judiciales no pueden, por el sólo hecho de complacer exigencias sociales, conllevar el dictado de pronunciamientos que desconozcan las garantías que hacen al debido proceso de todo ciudadano sometido a una investigación, se trate o no de funcionarios públicos”, dijo Daniel Bejas, juez federal N°1, en la resolución que sobreseyó al ministro y vicegobernador Juan Manzur. El magistrado expresó que no era ajeno a la repercusión pública que suscitaban los pronunciamientos de esa índole. “Debemos presentarnos frente a la sociedad a partir del imperativo de todo sistema republicano de gobierno, esto es, la publicidad de los actos”, manifestó Bejas en la parte final del auto de sobreseimiento.

Comentarios