Putin retira tropas de la frontera y se distancia de los separatistas

El Presidente de Rusia les reclama a los secesionistas que pospongan un referéndum. La consulta popular en la región de Donetsk es rechazada por Ucrania y EEUU. Señales de repliegue de las tropas

08 May 2014
1

INSPECCIÓN. El primer ministro de Ucrania, Arseniy Yatseniuk, visita a soldados apostados cerca de Slaviansk. reuters

DONETSK.- El presidente de Rusia, Vladimir Putin, pidió a los separatistas en Ucrania que pospongan un referéndum sobre una secesión apenas cinco días antes de que la consulta se realice, en una medida que podría evitar que su atribulado vecino ingrese a una espiral de violentos desmembramientos territoriales. Se trata de la primera señal que ha dado el líder del Kremlin de que no apoyaría la votación prevista para el domingo por los rebeldes, quienes buscan la independencia de dos provincias con 6,5 millones de habitantes y que representan un tercio de la producción industrial de Ucrania.

En lo que pareció un avance en la peor crisis entre Rusia y Occidente desde la Guerra Fría, Putin también anunció que Moscú comenzó a retirar sus tropas de la frontera con Ucrania.

La OTAN, el Pentágono y la Casa Blanca dijeron que no habían visto señales de un repliegue de las tropas rusas de la frontera, donde Moscú ha acumulado decenas de miles de efectivos tras proclamar el derecho de invadir Ucrania para proteger a sus comunidades de ruso parlantes.

Pero los comentarios de Putin sugirieron que por ahora una incursión militar rusa en Ucrania estaría descartada. “Instamos a los representantes del sudeste ucraniano, los partidarios de la federalización del país, a posponer el referendo planeado para el 11 de mayo”, dijo Putin.

El mandatario indicó que crearía condiciones para el diálogo entre las autoridades ucranianas de Kiev y los separatistas, algunos de los cuales quieren una mayor autonomía mientras otros directamente reclaman una secesión. “Siempre se nos dice que nuestras fuerzas en la frontera con Ucrania son una preocupación. Las hemos retirado. Hoy (miércoles) no están en la frontera ucraniana, están en lugares en los que realizan sus tareas regulares sobre terrenos de entrenamiento”, manifestó.

Putin se pronunció así en Moscú luego de dialogar con el jefe de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), quien dijo por su parte que el organismo propondría una “hoja de ruta” pronto para solucionar la crisis ucraniana.

Los separatistas prorrusos en la región de Donetsk, al este de Ucrania, anticiparon que evaluarán el pedido de Putin de posponer su referéndum en un encuentro de su autoproclamada Asamblea Popular. “Tenemos el máximo respeto por el presidente Putin. Si él lo considera necesario, nosotros lo debatiremos”, dijo Denis Pushilin en Donetsk, una ciudad de un millón de habitantes que los rebeldes han proclamado capital de la independiente “República Popular de Donetsk”.

El primer ministro ucraniano, Arseniy Yatseniuk, desestimó el llamado de Putin para postergar el referendo como “fanfarronería”. La Casa Blanca sostuvo que la votación era “ilegítima e ilegal” y que debería ser cancelada en lugar de aplazada.

Una rebelión en el este de Ucrania ha elevado la perspectiva de que el país de unos 45 millones de habitantes, pueda quedar dividido o incluso caer en una guerra civil, enfrentando a los orientales de habla rusa con partidarios del actual Gobierno de Kiev apoyado por las potencias de Occidente. Residentes en zonas controladas por rebeldes prorrusos quedaron impactados por el planteo de Putin, en momentos en que la región parece estar dirigiéndose hacia una declaración de independencia y tras semanas de letales enfrentamientos que elevaron la hostilidad hacia Kiev. (Reuters)

Comentarios