Ian Kershaw: "el nazismo reveló la fina capa de hielo en la que se sustenta la civilizac - LA GACETA Tucumán

Ian Kershaw: "el nazismo reveló la fina capa de hielo en la que se sustenta la civilizac

Es el mayor biógrafo de Hitler en el mundo y uno de los mayores especialistas en nazismo. Aquí habla sobre La dictadura nazi, libro recientemente editado en nuestro país. "La posibilidad de un hecho de extrema barbarie -como fue el Holocausto- nunca debe ser descartado", afirma.

03 Nov 2013
1

LA GACETA / ARCHIVO

Por Ezequiel Mario Martínez 

PARA LA GACETA - BUENOS AIRES

Mucho se ha dicho y escrito sobre el nazismo. Pocos hechos han suscitado tanto interés como este fenómeno social y político que marcó para siempre la historia moderna; una experiencia que llevó a los extremos el odio racial y la aniquilación del "otro". Teodor Adorno -uno de los filósofos más importantes del siglo XX- lo definió como el "agujero negro de la modernidad" y se preguntaba si tenía sentido seguir pensando "luego de Auschwitz". Sin embargo, existen preguntas incómodas que aún hoy merecen formulación. ¿Cómo pudo ser que uno de los países más avanzados cultural y económicamente de Europa perpetrase atrocidades de una naturaleza y una escala que desafían la imaginación? ¿El nazismo fue una consecuencia no deseada de la modernidad y el progreso de la razón? Esta entrevista con el historiador y ensayista Ian Kershaw, el más importante biógrafo de Hitler (su monumental obra Hitler 1889-1936 y Hitler 1936-1945 es un trabajo imprescindible), intenta explorar algunas de estas cuestiones.

- ¿Por qué sigue siendo necesario pensar el nazismo luego de numerosas investigaciones y trabajos sobre el período?

- El régimen nazi fue completamente responsable de la Segunda Guerra Mundial y perpetró el genocidio más terrible que la humanidad haya conocido. El nazismo reveló el lado oscuro de la modernidad, los extremos de la inhumanidad, y la fina capa de hielo en la que se sustenta la civilización. Lo cierto es que seguirá existiendo la necesidad de estudiar e interpretar al nazismo -hecho central de la historia moderna-.

- ¿Existe alguna dimensión todavía no explicada?

- Todas las facetas más importantes del nazismo han sido intensamente investigadas, analizadas y debatidas. Creo que no existe ningún aspecto crucial del nazismo que no haya sido abordado. Sin embargo, las investigaciones históricas nunca se detienen, muchas veces aparecen nuevos caminos, surgen nuevas aproximaciones y reinterpretaciones del fenómeno.

- ¿Cómo se puede entender que una ideología radical y paranoica como fue el nazismo haya sido políticamente internalizada por instituciones burocráticas, racionales y modernas?

- Las instituciones burocráticas existen para dar forma, estructura y práctica en la implementación de decisiones tomadas por los líderes de esas organizaciones, ya sean estatales o empresariales. Así, estos líderes en esencia son libres en sus valores, pero el individuo que las opera le debe su lealtad a la institución. Tiene su familia por medio de ella. Su crianza, educación y experiencia se encuentran internalizadas según los valores culturales y sociales de la organización. En el caso del nazismo, los civiles alemanes serviles al régimen creían su pensamiento libre, así como el hecho de trabajar para el Estado e implementar las decisiones leales a sus referentes políticos. Más allá de la ideología nazi, sus propios valores eran principalmente nacionalistas, anti-socialistas, autoritarios y generalmente antisemitas. No existían barreras para la buena predisposición de los civiles que colaboraron con el régimen para dar lo mejor de sí en virtud del desarrollo del Estado nazi, incluyendo sus políticas raciales.

- ¿Cree que existe alguna posibilidad para que se repita una experiencia política y social como fue el nazismo?

- Las condiciones que permitieron el surgimiento del nazismo fueron propias del período de entreguerras en Europa y particularmente en Alemania. Sin embargo, la posibilidad de un hecho de extrema barbarie -como fue el Holocausto- en el marco de una gran guerra nunca debe ser descartado de antemano, aunque si un fenómeno similar al nazismo surgiera -Dios no lo permita- sería muy diferente a la Alemania nazi.

- Un pasaje importante del libro clarifica si el nazismo fue un gobierno dictatorial o de corte totalitario. ¿Puede explicar esto?

- El nazismo fue visto frecuentemente como la versión alemana del fascismo, tomada como una variante particular de un sistema político común a muchos países europeos y algunos no europeos. Esto implica una comparación del nazismo con una variedad de movimientos fascistas europeos y, especialmente, con el régimen fascista italiano. Otra aproximación -usualmente adoptada como interpretación alternativa- considera al nazismo como una forma del totalitarismo, comparándolo directamente con la Unión Soviética bajo el mando de Stalin. Mi propia visión es que el nazismo puede ser visto tanto como una forma de fascismo genérico así como una forma de totalitarismo -aceptando que ambos conceptos son muy difíciles de definir- pero ni bien se pasa del nivel abstracto al empírico aparecen más diferencias que similitudes entre ambos regímenes. La comparación, en otras palabras, resalta la singularidad propia que tuvo el nazismo.

- ¿Su ultimo libro, El final, concluye sus estudios sobre el nazismo?

- El final apareció en 2011 en inglés y luego se tradujo a varios idiomas. Y sí, es mi último trabajo específico sobre el nazismo. Sin embargo, el período nazi está presente en el libro que estoy preparando actualmente sobre la historia de Europa en el siglo XX.

© LA GACETA

PERFIL
Ian Kershaw nació en Lancashire, Inglaterra, en 1943. Estudió en las universidades de Liverpool y Oxford. Es profesor de la Universidad de Sheffield. Desde principios de los 70 se dedica a estudiar y a escribir sobre el nazismo. El mito de Hitler (1970) fue el primer libro de una larga serie compuesta por 18 libros. El final (foto) data de 2011 y es el último de ellos.

Comentarios