Iaies explora su veta más jazzística junto a un grupo de virtuosos

El pianista y compositor trae nuevos temas de su autoría, pero también standars y fusiones.

12 Sep 2013
1

SIEMPRE VUELVE. La visitas de Iaies son un clásico en Tucumán. PRENSA ENTE CULTURAL DE TUCUMáN

"Me parece que esta es la quinta vez que voy a Tucumán", lanza Adrián Iaies al teléfono de LA GACETA. Reconocido como uno de los referentes del jazz y de su fusión con la música argentina, Iaies renovará su romance con la provincia esta noche.

"En cada concierto en Tucumán me fue yendo mejor. Así me fui construyendo un público, por eso espero esos recitales. Yo la paso muy bien. Tienen ese teatro precioso (el San Martín) y tienen ese piano que adoro; cada vez que voy me lo quiero llevar. Y además tienen un responsable de Cultura que es pianista", apunta entusiasmado.

- ¿Qué van a proponer esta vez?

- Acabo de sacar un disco, hace dos semanas, "Small hours, late at night". Lo grabé en vivo el año pasado, con diferentes formaciones, durante un ciclo que se llamó Iaies 4x4. Cada sábado de octubre yo tocaba con diferentes formaciones un repertorio distinto. Luego sacamos lo mejor y lo más representativo de cada concierto y con eso armamos un disco en vivo. Es lo que ofreceremos esta noche, queremos mostrarlo lo más fielmente posible. Para eso llevo a los músicos con quienes lo grabé, el cuarteto mío estable-Mariano Loiácono (trompeta), Juan Manuel Bayón (contrabajo) y José María Pepi Taveira (batería)-. Además estará Barbie Martínez, ya que cantó en uno de los conciertos. 


- ¿Qué diferencias hay con otros discos?

- En comparación con los dos discos anteriores, "Good bye" (un solopiano) y el que hice con Horacio Fumero, "Conversaciones desde el arrabal amargo", en este el 80% de la música la compuse yo. Es música nueva, que no sólo no había grabado ni tocado. Esa es una novedad importante, y es un disco muy jazzístico, algo que se viene perfilando desde "Good bye" (eran standards). Hay como un sonido aún más jazzístico que el anterior.

- Hablame de la matriz jazzística.

- Por un lado está la formación, que es netamente jazzística -cuarteto con trompeta, contrabajo, piano y batería- y por el otro el hecho de que Barbie canta standards en inglés. A diferencia de otros discos míos, no me meto mucho con la música argentina; con el tango, con Spinetta, o el Cuchi Leguizamón... Pero eso es el disco. A mí me encanta abordar esos autores y seguramente en el San Martín habrá algo de eso.

- ¿Pero escucharemos "Caminito"?

- Justamente, es lo único que quedó dentro del disco. Es un tema que me gusta mucho tocar en vivo. Lo disfrutamos; me permite tocar otras cosas; me permite improvisar de otra manera. De todos modos, si a alguien que no conoce el repertorio tanguero le hacés escuchar esta versión de "Caminito" nunca diría que eso es un tango, o sea que la gracia está puesta ahí.

- A vos te gusta hacer largas introducciones...

- El vicio (se ríe). En los conciertos del grupo me gusta más hacer esas introducciones que de pronto tocar un tema completo yo solo. Me gusta ir creando la atmósfera con la cual luego el grupo entra y desarrolla el tema. Es muy interesante porque se arma una tensión (que algunos critican).

Lo que viene

- ¿Cómo siguen tu agenda y tu música?

- En diciembre voy a grabar en Italia con una cantante argentina (Virginia Viola) que vive allá. Tengo conciertos en Europa con Fumero, y luego probablemente vaya Tel Aviv a grabar y hacer un concierto a dúo con Roxana Amed. Mucho trabajo afuera. Por otro lado estoy escribiendo para una formación diferente, sin batería, con piano, contrabajo, chelo e instrumentos de vientos, un poco más de cámara.

- ¿A qué alude el título "Small hours, late at night"?

- Es un juego de palabras con el primer tema del disco, una versión en piano solo de un standard que hizo famoso Frank Sinatra (Small hours of the morning). La idea es jugar con las primeras horas de las madrugada y relacionarlo con la noche (Late at night), porque es un disco en vivo grabado de noche en un club, y alude a ese clima de jazz: noche, humo, tragos...

ESTA NOCHE

• A partir de las 22, en el teatro San Martín (avenida Sarmiento y Muñecas).

Comentarios