La región donde conviven el qué con el cómo, el arte con la ciencia

En "Borges y la física cuántica" Alberto Rojo conjuga rigor científico y sensibilidad estética.

ESCALERA DE LA CIENCIA. Rojo baja al lector las complejidades del universo y se vale de la poesía. LA GACETA / FOTO DE JORGE OLMOS SGROSSO (ARCHIVO) ESCALERA DE LA CIENCIA. Rojo "baja" al lector las complejidades del universo y se vale de la poesía. LA GACETA / FOTO DE JORGE OLMOS SGROSSO (ARCHIVO)
14 Mayo 2013

El físico y músico tucumano Alberto Rojo hizo un adelanto de su última obra, "Borges y la Física cuántica. Un científico en la biblioteca infinita" en LA GACETA Literaria del 28 de abril.

En esa crónica transcribió parte del primer capítulo del libro, donde cuenta la anécdota de una pequeña charla que mantuvo con Borges en 1985.

"Desde ese día, para mí revelador y venturoso, me he encontrado con varias citas de Borges en textos científicos y de divulgación científica", explicó. Más adelante, señaló: "Publicado en 1941, 'El jardín de los senderos que se bifurcan' se anticipa de manera prácticamente literal a la tesis de doctorado de Hugh Everett III, dada a conocer en 1957 con el título Relative State Formulation of Quantum Mechanics, a la que Bryce DeWitt habría de popularizar como 'La interpretación de los muchos mundos de la mecánica cuántica'".

Rojo presentó el libro "Borges..." en la Universidad San Pablo-T el 6 de mayo. Fue impreso en abril, editado por Siglo XXI Editores, y ya está en las librerías tucumanas.

La convergencia
Borges dice que la metafísica es una rama de la literatura fantástica: el discurso de la verdad y el de la ficción no serían sino dos caras de una misma moneda. Rojo toma esa hipótesis y explora la idea de que la ciencia (el discurso metafísico por excelencia) tal vez no esté del todo divorciada del arte.

Los ensayos reunidos por el científico proponen un recorrido audaz y personalísimo por este territorio de convergencia. Va de la teoría de la relatividad a la antimateria, de la serie de Fibonacci a las partículas elementales, de Galileo a Einstein, y por supuesto, de Borges a Borges (tema recurrente a lo largo de estas páginas).

Rojo explica con simpleza las complejidades del universo y revela cuánto hay de poesía en la ciencia, y cuánto de ciencia en la poesía. Conjuga rigor científico, claridad y sensibilidad estética, con el propósito de llegar al lector a través de la divulgación científica. Ya lo hizo antes en títulos como "La física en la vida cotidiana", "El azar en la vida cotidiana", también editados por Siglo XXI como parte de la colección "Ciencia que ladra" (ver Mesones y estanterías).

Al respecto, Mario Kostzer, de "La feria del libro", afirma: "la divulgación científica cobró fuerte impulso a partir de los primeros libros de Adrián Paenza, que abrieron la posibilidad e atraer a nuevos lectores. Temas aparentemente áridos empezaron a interesar a muchos lectores, y se establecen nexos entre disciplinas que antes no se conectaban, y a segmentos de lectores diferentes".

MESONES Y ESTANTERÍAS

- Divertida propuesta de Claudi Alsina.- Aunque a muchas personas los números les den tranquilidad y confianza, en realidad los errores matemáticos están a la orden del día. Tras el éxito de "Asesinatos matemáticos", el catalán Claudi Alsina vuelve con una nueva selección de errores y horrores matemáticos de toda índole, de los cuales somos víctimas o autores. Esta vez "Los asesinos matemáticos atacan de nuevo", editado por Ariel, es una divertida propuesta de 252 páginas y cuesta $ 138.

- Lo último de Paenza.- Sudamericana editó "Matemática para todos". Con una portada multicolor el último libro de Adrián Paenza es un nuevo desafío matemático de 349 págjnas y cuesta $ 115.

- "Ciencia que ladra".- La colección de divulgación científica que dirige Diego Golombek está a punto de lanzar "La química está entre nosotros", de Julio Andrade Gamboa y Hugo Corso. En el Facebook oficial ya circula un adelanto.

Publicidad
Tamaño texto
Comentarios
Comentarios