Un menú apto para estrellas

Bárbara Bunker, agencia DPA.

23 Febrero 2013

Para el chef austríaco Wolfgang Puck, la noche de los Oscar ya forma parte de su rutina. Inmediatamente después de la gala, unas 1.500 estrellas se dirigirán a la "Governors Ball" para degustar sus especialidades. Pero no estará solo: detrás de él tendrá 350 asistentes. Para el menú preparan miles de tiras de salmón salvaje con forma de estatuillas del Oscar. Habrá pastelitos de pollo, ragú de gallina con trufa, hamburguesas de buey de Kobe, langosta y algo para los veganos.

Puck tiene una lista de 35 platos y, según confesó, preparará unas milanesas tal y como le prometió a su compatriota Christoph Waltz. Es que las cinco nominaciones de "Amour", de Michael Haneke, y la de Waltz como actor de reparto por "Django sin cadenas", le dan a esta edición de los premios cierto sabor austríaco.

Para el postre esperan 5.000 Oscar de chocolate, cubiertos con 14 kilos de oro comestible.

Ultimos ajustes antes de los Oscar
Las grandes estatuas ya esperan a las estrellas en la alfombra roja

La ciudad de Los Ángeles (Estados Unidos) está convulsionada. Sólo queda un día para que se celebre allí la edición 85 de los Premios de la Academia y el trabajo para que todo esté a punto parece no tener fin. Las esculturas gigantes de los Oscar estuvieron listas hace apenas dos días. Luego fueron trasladadas en un pequeño auto eléctrico por el Paseo de la Fama hasta el Kodak Theatre, donde se entregarán los premios. Las figuras doradas fueron tapadas con un plástico a un lado de la alfombra roja, hasta que hagan su aparición las grandes estrellas de Hollywood.

Publicidad
Comentarios