Jóvenes toman viagra para evitar "papelones"

Un estudio realizado en Buenos Aires revela que tres de cada 10 pastillas de sildenafil son consumidas por menores de edad.

CURIOSIDAD. Muchos chicos confiesan que la primera vez la prueban porque sienten intriga sobre el poder “milagroso” que le atribuyen al fármaco. CURIOSIDAD. Muchos chicos confiesan que la primera vez la prueban porque sienten intriga sobre el poder “milagroso” que le atribuyen al fármaco.
14 Abril 2009

"Cuando debuté con mi novia, ella tenía 17 años y yo, 15. Mi primo, que es más grande, me aconsejó que tomara una pastilla de viagra para no correr el riesgo de decepcionarla, ya que, por su edad, se suponía que ella podía tener más experiencia que yo. Fui a una farmacia y la compré sin receta. Al principio sentí muchas palpitaciones pero, por lo demás, todo fue perfecto", confiesa Mariano, un adolescente de 16 años, entusiasmado por el mundo que acaba de descubrir. "Después de esa experiencia, volví a tomar otra de esas pastillitas milagrosas para estar con otra chica", añade con picardía.
El uso del sildenafil, conocido como viagra, en el inicio sexual de los jóvenes es un secreto a veces más frecuente de lo que se cree, según los especialistas. "Aunque no lo necesitan, lo consumen cada vez más. Es común que chicos de entre 20 y 30 años soliciten recetas para comprar viagra con el fin de mejorar su rendimiento sexual. También los adolescentes las buscan para asegurarse un debut exitoso", dice la médica sexóloga Susana Soria de Serna Góngora.

Cóctel peligroso
El fenómeno es confirmado en un estudio de la Escuela de Farmacia y Bioquímica de la Universidad Maimónides, Buenos Aires, que señala que tres de cada 10 fármacos destinados a la erección masculina son consumidos por menores de edad. El trabajo se basó en una encuesta del Colegio Oficial de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Capital Federal a 379 farmacias.
Julio cuenta que cuando un amigo suyo cumplió 18 años le hicieron una fiesta donde todos bebieron hasta el hartazgo. "Después de la fiesta fuimos de gran diversión, pero el cumpleañero estaba tan borracho que no podía mantenerse en pie. Entonces, para que aguantara mejor, los otros le dieron una pastilla de viagra. Al salir nos contó que sintió una sensación de exaltación constante", relata el joven.
"El alcohol es un depresor del sistema nervioso central. Los jóvenes beben cada vez más y, para no hacer un papelón consumen sildenafil. El riesgo es que se trata de dos vasodilatadores que pueden provocar taquicardia y hasta problemas graves cardiovasculares que pueden llegar hasta la muerte", advierte la doctora Alicia Sánchez Riera, secretaria académica de la Facultad de Bioquímica, Química y Farmacia.
La especialista señala que en el ámbito académico no existe ningún estudio sobre los efectos del viagra en jóvenes específicamente, aunque sí en adultos. "Pero es muy triste que un joven recurra al viagra porque no lo necesita. Muchos chicos no comprenden que cada etapa de la vida tiene sus aprendizajes", reflexiona.
Por su parte, el médico urólogo Gustavo Enrique Salazar sostiene que "en jóvenes sanos no hay problemas de tipo cardíaco". "El consumo de viagra puede tener consecuencias psicológicas nocivas si se crea una dependencia emocional que le impida tener relaciones sin la pastilla", opina. "El problema de los jóvenes es la falta de información, porque creen que tomándola van a sentir mayor excitación, y lo único que consiguen es una erección por más tiempo. Están confundidos; ellos no sufren de impotencia sino de falta de control en sus propios cuerpos", dice.
Todos los profesionales coinciden en que ningún médico indica viagra a personas jóvenes. "Los problemas de erección aparecen después de los 40 años y en pacientes polimedicamentados o con problemas de diabetes, por ejemplo", aclara la doctora Soria de Serna Góngora.
Jóvenes consultados y médicos señalan que las pastillas de sildenafil se consiguen por sólo $ 5 (los genéricos) y hasta por $ 21, en el caso del viagra original. Aunque deben venderse bajo receta archivada y en farmacias, se ha detectado su comercialización sin prescripción en algunos quioscos y farmacias, y según los testimonios que recogió LA GACETA, también en hoteles alojamiento y boliches.
Sin embargo, el presidente del Colegio de Farmacéuticos, Fernando Esper, dijo que no tiene denuncias sobre la venta irregular de sildenafil pero afirma que desde que salió a la venta hace 10 años se la consume cada vez más.
"No hay duda de que consumir viagra se ha vuelto una moda entre los jóvenes que quieren mejorar su rendimiento sexual", sintetiza la doctora Soria. El problema es que el fenómeno es nuevo y todavía no sabemos cuáles serán sus consecuencias", remata.

Publicidad
Tamaño texto
Comentarios
Comentarios