Sacaron los muebles de las viviendas que correrían riesgo de derrumbes

Expertos de la DAU hicieron peritajes en la zona y habrían confirmado que las casas podrían resultar dañadas. Hoy continuarán las inspecciones en la obra, donde murieron tres obreros. Informes en el Instituto Técnico.

MUDANZA. Operarios trasladan los muebles de los vecinos evacuados.(LA GACETA / JORGE OLMOS SGROSSO) MUDANZA. Operarios trasladan los muebles de los vecinos evacuados.(LA GACETA / JORGE OLMOS SGROSSO)
30 Marzo 2007
En una inspección que se desarrolló ayer en la obra en la que se produjo un derrumbe que cobró la vida de tres obreros y en edificaciones vecinas, los expertos consideraron que sí existiría riesgo de posibles derrumbes en algunas edificaciones colindantes a la obra donde se produjo la tragedia, en General Paz al 900, según se informó extraoficialmente.
Personal de la Dirección de Arquitectura y Urbanismo (DAU), de Obras Públicas y de Defensa Civil, por pedido de la fiscal VIII de Instrucción, Adriana Giannoni (secretaría de Norma Díaz Volachec), constataron los daños que presentan las viviendas que están ubicadas al oeste de la obra donde ocurrió el derrumbe. La semana pasada, por orden de la Justicia, los habitantes de las casas (tres departamentos de un condominio y una vivienda) abandonaron sus casas ante el peligro de derrumbe. Ayer, operarios retiraron los muebles de los domicilios para trasladarlos a otros, donde se encuentran viviendo los propietarios.
Hoy, según confirmaron varias fuentes, continuarán inspeccionando las edificaciones que están al este de la obra. Entre ellas, está el local del Instituto Técnico, escuela media de la Universidad Nacional de Tucumán.
El arquitecto Franco Marigliano, subsecretario de Planeamiento, Obras y Servicios de la UNT, informó que se realizó un informe técnico en el edificio, que confirmó que en el Taller de Fundiciones se detectaron grietas, por lo que se decidió clausurarlo para prevenir cualquier tipo de inconvenientes. "Solicitamos permiso a la Justicia para poder ingresar a la obra porque nos preocupa poder realizar un informe sobre cómo afectó la parte exterior del instituto", explicó. Asimismo, el director del Técnico, ingeniero Ricardo Fanlo, se reunió ayer con el rector de la UNT, Juan Cerisola, para solicitarle que peritos revisen el Técnico.
Las inspecciones realizadas ayer en la obra fueron dispuestas por la fiscal Giannoni para tratar de determinar si Leonardo Elgart, propietario de la empresa constructora, y Horacio Bevilaqua, creador y director del proyecto, tienen algún tipo de responsabilidad penal por el accidente que les costó la vida a Javier Rojas, a Claudio Neme y a Omar Díaz.
Fuentes judiciales confirmaron que los especialistas podrían brindar hoy un informe oficial donde darán a conocer su opinión sobre si existe o no peligro de derrumbes en las edificaciones linderas a la obra. Para los próximos días, se difundirían las opiniones sobre si hubo negligencia o no en el caso.
"Estamos tomando muestras del tabique de hormigón que ha hecho la empresa para la submuración, a fin de verificar los espesores y la calidad del material", comentó la ingeniera Graciela Dodi, especialista de la DAU. Con respecto a la presunta inestabilidad del suelo en ese lugar, a causa de la altura de la napa freática, la profesional manifestó que en la zona sur de la ciudad han subido las aguas subterráneas a raíz de las lluvias, pero no considera que sea un obstáculo para construir un edificio, siempre y cuando se respeten las normas.

Crece la aflicción entre los vecinos
Vecinos de la manzana comprendida entre las calles General Paz, Jujuy, La Madrid y La Rioja dijeron que no tuvieron problemas en sus casas recientemente. No obstante, se mostraron preocupados luego de que se enteraron que viviendas de la zona podrían resultar dañadas, a raíz de la obra que comenzó en General Paz al 900, donde murieron tres albañiles al desplomarse una medianera.
Mientras observaban cómo operarios retiraban los muebles de las casas afectadas ayer, los residentes de la zona opinaron que se debería tomar alguna medida para impedir nuevos derrumbes. "Y ahora quién le garantizará a esta gente que sus casas están seguras", comentó Luis Salvatierra.
Silvia Juárez relató que recibió en su local de alimentos y golosinas a los dueños de las casas afectadas, que fueron evacuados. "Están muy afligidos, porque no saben cuándo van a poder volver a sus casas o si les van a dar otra", expresó.
Celeste, una joven que vive en la cuadra, comentó que una de las personas que tuvo que abandonar su vivienda a raíz de la tragedia está preocupada. "Todos los días estaba de buen humor y hacía bromas, pero ahora sólo habla de lo que le pasó. Su esposa también está afectada, porque el departamento que les dio la empresa es muy chico, y no tienen todas las comodidades que ellos querían. Además no saben si podrán volver a su casa alguna vez", agregó.
Otros residentes de la zona dijeron que no tienen miedo de que ocurran derrumbes en el sector, aunque se mostraron muy impresionados por el accidente en el que fallecieron los obreros.
Analía Chocobar dijo que en las viviendas de la zona no hubo grietas ni rajaduras en las paredes. Además comentó que ya no escuchó quejas o comentarios de otros vecinos.

Un obstáculo para levantar edificios
El ingeniero Juan Molteni contó que si no se repara rápidamente la obra se podría poner en riesgo a construcciones vecinas. "Se debe tomar una medida para que el agua acumulada evacue naturalmente y no con bombas. Cuando se bombea mucho un suelo, se corre riesgo de socavarlo, lo que puede generar derrumbes", dijo. Añadió que con las últimas inundaciones subieron las napas freáticas, lo que podría convertirse en un obstáculo para levantar edificios en algunos sectores de la ciudad.

Tamaño texto
Comentarios