A 60 años del primer triunfo electoral de Perón

El 24 de febrero de 1946 se realizaron los comicios que llevaron a la Presidencia de la Nación al entonces candidato por el Partido Laborista.

24 Feb 2006
1

CUSTODIA. Las urnas fueron trasladadas bajo el control del Ejército. LA GACETA

El de 1946 fue un verano caliente en la Argentina. El país se preparaba para votar en las elecciones convocadas para el 24 de febrero, y las semanas previas a los comicios se vivieron con agitación; con el 17 de octubre de 1945 fresco en la memoria de todos, el Partido Laborista propuso para las elecciones la fórmula encabezada por Juan Domingo Perón y complementada por Hortensio Quijano, un anciano abogado del ala radical pro peronista. La oposición formó el frente llamado Unión Democrática, con la presencia de radicales, socialistas, comunistas, demócrata-progresistas y conservadores, encolumnados detrás de la fórmula José P. Tamborini - Enrique M. Mosca.
El gobierno norteamericano jugó un papel importante en esta elección. A través de su embajador, Spruille Braden, fustigó al gobierno y a Perón, acusándolos de "nazis"; además, editó una publicación que se conoció como "Libro Azul", una compilación de documentos referidos a la infiltración germana en Argentina. Pero el efecto de esta edición fue contraproducente, ya que Perón acusó a Braden de haber gestado la Unión Democrática y de intervenir abiertamente en la política interna del país. El candidato, que hablaba en público con gran efecto sobre la audiencia en épocas en las que esta práctica no era frecuente, planteó la disyuntiva en términos sencillos: "Braden o Perón", proclamó el 12 de febrero de 1946.

La elección
"Elegirá hoy la república sus mandatarios constitucionales", tituló LA GACETA su edición del 24 de febrero de 1946, con un antetítulo que expresaba "Farrel incitó al pueblo a que apoye a la Democracia". "Tamborini y Mosca están seguros de la victoria", rezaba un texto destacado en la primera plana de esa edición, en la que la presencia de avisos partidarios revela que la veda electoral no era una práctica corriente en aquellos días. En las páginas interiores pueden verse grandes avisos del Partido Demócrata Nacional, que postulaba a Eduardo Paz para gobernador; de la Unión Cívica Radical, que llevaba como candidato local a Eudoro Aráoz, y de la Unión Democrática, que mostraba las fotos de sus candidatos nacionales. No hay publicidad del Laborismo, que proponía como candidato a gobernador al mayor Carlos Domínguez, quien a la postre ganaría los comicios provinciales.
Al día siguiente LA GACETA hizo referencia a la normalidad de las elecciones. "En ambiente tranquilo se votó en todo el país", tituló en su edición del 25 de febrero. "La afluencia de votantes ha sido extraordinaria", destacó también en la primera plana, mientras las fotografías reflejaban las largas colas de ciudadanos en las puertas de los locales de votación. La crónica destacaba la actividad que se había registrado en la jornada electoral en los comités partidarios, a los que los afiliados habían concurrido para ser transportados a los lugares de votación. También se hacía referencia al entusiasmo con el que la ciudadanía participó de la votación en las localidades del sur provincial. En el departamento Capital, el porcentaje de votantes alcanzó el 75,1 por ciento.

Un largo escrutinio

A diferencia de lo que ocurre actualmente, los cómputos llevaron más de un mes; los medios de prensa informaron diariamente el progreso del escrutinio, que implacablemente fue revelando la supremacía en las urnas de la fórmula Perón-Quijano. Finalmente, esta se impuso con 1.527.231 votos en todo el país contra 1.207.155 para el binomio Tamborini-Mosca. En Tucumán, Domínguez obtuvo 75.842 votos y Eudoro Aráoz, su más inmediato perseguidor, alcanzó 29.240 adhesiones.
El reconocimiento de la limpieza y la legitimidad del acto eleccionario fue unánime. El 4 de junio de 1946, Perón asumía la Presidencia de la Nación. Una nueva etapa empezaba en la vida institucional del país.