Incentivan a poner nombres indígenas

Los padres buscan ser originales. En el Registro Civil, se inscriben 30 nacimientos por día. Unas 5.900 propuestas. El 70 % de los progenitores prefiere innovar. Permisos para los raros.

UN ADELANTADO. El bebé que fue bautizado con el nombre de Indio, aparece junto a su hermanita Lucila Rial. LA GACETA / ENRIQUE GALINDEZ UN ADELANTADO. El bebé que fue bautizado con el nombre de Indio, aparece junto a su hermanita Lucila Rial. LA GACETA / ENRIQUE GALINDEZ
20 Diciembre 2005
Se llama Indio, como el hijo de Leticia Bredice. Pero la diferencia es que al bebé de la actriz no pudieron inscribirlo con ese nombre. En cambio, el bebé de Carolina y Gustavo Rial se convirtió en el primer “Indio” de Tucumán. La tendencia de bautizar a los recién nacidos con nombres originales, de fuerte significado, se expande en la provincia. La costumbre, que comenzó hace más de una década, se acentuó en los últimos años, de acuerdo con las estadísticas proporcionadas por el Registro Civil.
Poner nombres indígenas o extranjeros a bebés es la nueva inclinación de los padres. Ese es el caso de Indio, de tres meses, que, pese a ser rubio y de ojos verdes, su papá no dudó un instante en asignarle ese nombre. “Sabía que la actriz le pondría Indio a su hijo y a mí me encantó. Buscaba un nombre con un significado fuerte para mi bebé”. dijo Gustavo. “A mí siempre me gustó lo rústico y lo campestre, aparte juego al Pato e imaginé una camiseta con ese nombre y me fascinó la idea”, agregó.
La sorpresa fue cuando se enteraron de que a la actriz no le permitieron que el niño llevara ese nombre ya que no figuraba en la lista oficial de nombres del Registro Civil. No obstante, Gustavo Rial no tuvo inconvenientes para anotarlo. “Fui al Registro y lo inscribieron en el acto”, afirmó.
La madre del pequeño no sabía que su esposo había decidido ese nombre para el bebé. “Quería matarlo cuando me enteré; no podía creer que le pusiera Indio. En realidad, no parece un nombre”, comentó Carolina.
Las historias se repiten en el Registro Civil de Tucumán, donde se inscriben 30 nacimientos por día y aproximadamente 5.200 al año. “Por lo general, el 70% prefiere innovar a la hora de poner nombres. En el Registro incentivamos a que opten por nombres indígenas, porque de esa manera retomamos cosas de nuestra cultura”, comentó Adriana Ledesma, de la Sección Nacimientos.
Para saber qué nombres se aceptan o se rechazan, existe un libro en el que están registrados todos los permitidos por los Registros Civiles de Argentina. Allí figuran cerca de 5.900 propuestas. “En el caso de optar por un nombre que no se encuentre en el libro, debe elevarse una nota al director del Registro Civil. El decide si se acepta o no”, explicó Rubén Graneros, jefe de Asesoría Letrada del Registro Civil.

NUEVAS OPCIONES


Los padres tienen buena disposición para aceptar las nuevas alternativas. Entre los nombres más solicitados están:

AILEN: significa bracita.

YELEN: sonreír.

CALQUIN: águila

DUHAM: memoria.

INCAN: ayudar.

LLUM: secreto.

MANQUE: cóndor.

ITATI: piedra blanca.