Evitaron ser condenados por contaminación con donaciones

Los propietarios de Fidensa entregarán carne y pañales. Novedoso planteo de un fiscal.

LA PRUEBA. Una imagen sobre cómo contaminaba el frigorífico. LA PRUEBA. Una imagen sobre cómo contaminaba el frigorífico.

Un histórico proceso penal llegó a su fin con una suspensión a juicio a prueba. Dos imputados no fueron enjuiciados por contaminación al haber sido aceptada su propuesta para reparar el daño provocado al medio ambiente.

El proceso se inició en 2014. El fiscal federal Pablo Camuña acusó a los responsables del Frigorífico Industrial del Norte (Fidensa) de contaminar las aguas del río Salí a través de la eliminación de efluentes industriales -sólidos y líquidos- sin el debido tratamiento. Por este delito fueron imputados Pedro y Hugo Benejam y Martín y José Huerta, aunque los dos últimos fallecieron.

A lo largo de nueve años, los acusados buscaron la posibilidad de llegar a una solución alternativa. En principio parecía que lo habían conseguido en 2019, cuando acordaron construir una aula de 150 metros cuadrados para que los niños de la zona sean educados sobre cuestiones ambientales. Los imputados aceptaron tomar clases sobre esa cuestión. El acuerdo fue rubricado por los jueces Gabriel Casas, Carlos Enrique Jiménez Montilla y Alicia Noli, en disidencia parcial. Camuña apeló la resolución y logró que la Cámara de Casación Penal dejara sin efecto la probation.

Hubo una extensa pelea legal hasta que finalmente la justicia federal sostuvo que los Benejam debían ser enjuiciados. El defensor de los acusados Ernesto Baaclini, días antes de que se iniciara el debate, realizó una nueva propuesta de suspensión a juicio a prueba. Los imputados se comprometían a donar 20 kilos de carne vacuna o porcina por semana y durante un año al Cottolengo Don Orione; entregar 140 pañales por mes a la Sala Cuna durante 12 meses y otorgar $5 millones en total a la Fundación de Albergues Infantiles.

Camuña pidió que se hiciera una audiencia pública para discutir el ofrecimiento. En el debate, Baaclini explicó el ofrecimiento. El fiscal federal, si bien consideró que era exiguo, ponderó que los empresarios hayan presentado el Plan de Reconversión Industrial que Fidensa llevó adelante bajo el control de la Secretaría de Medio Ambiente. Sí sugirió además que el dinero en efectivo sea entregado a una ONG que, mediante concurso público, presente un proyecto de saneamiento ambiental para la zona.

Los jueces Jimenez Montilla, Enrique Lilljedahl y María Noel Acosta, aceptaron la propuesta con la recomendación aportada por el fiscal. Los acusados deberán aportar esa suma de dinero a un plazo fijo del Banco Nación. Mientras tanto, las organizaciones no gubernamentales deberán presentar proyectos a realizar y, a través de un proceso de selección, se le entregará ese dinero para que concreten el plan.

Además, en su resolución, los jueces ordenaron que se requieran informes trimestrales a la Secretaría de Estado de Medio Ambiente de la provincia sobre el cumplimento de las obligaciones ambientales asumidas por parte del frigorífico.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios