Atlético Tucumán: este año, ¿la novela tendrá final feliz?

Como en casi todos los mercados de pases: el “deca” y “Pulga” coquetean con la posible vuelta del “7”.

EN EL MONUMENTAL. Pulguita jugó dos veces en Tucumán con otra camiseta: una con la de Colón, otra con Central Córdoba. EN EL MONUMENTAL. "Pulguita" jugó dos veces en Tucumán con otra camiseta: una con la de Colón, otra con Central Córdoba.

No será una superproducción de Netflix o Amazon Prime, pero semestre a semestre la relación entre Atlético Tucumán y Luis Miguel Rodríguez nos regala algunos capítulos de historias cruzadas, de ilusiones rotas y una dinámica de amor-odio que se alimenta por los rumores que los propios protagonistas dan a conocer.

En los últimos días, el simoqueño empezó a dar algunas señales de que la vuelta a Tucumán puede ser posible. O al menos, las historias que decidió compartir el jugador en su cuenta de Instagram, que tiene más de 300.000 seguidores, dejaron una especie de mensaje por descifrar.

Y cada una de esas capturas de pantalla con los mensajes sugerentes fueron replicadas infinidad de veces por los hinchas en otras redes sociales; es que “Pulguita” estuvo presente en las páginas doradas del club. Fue goleador de la B Nacional, brilló en Primera, en torneos internacionales y hasta fue convocado a la Selección cuando la dirigía Diego Maradona. En total disputó 325 partidos con la camiseta de Atlético y convirtió 130 goles. Números de ídolo indiscutido. Eso sí, su salida en 2019, cuando el “decano” peleaba el torneo y los interminables “coqueteos” que hubo en torno a su posible vuelta hicieron que muchos hinchas cambiaran el concepto que tenían del jugador.

Es que “Pulga” no fue un jugador más. Dejó su huella en el corazón de los hinchas. Son pocos los clubes del interior que tienen la posibilidad de tener un ídolo con las estadísticas del simoqueño. Por eso algunos simpatizantes se sintieron defraudados, sensación que muchos aún no han podido superar, a pesar de que ya pasaron cinco años desde su partida.

El vínculo de Rodríguez con Central Córdoba finalizará el 31 de diciembre, justo un día antes que el jugador cumpla 39 años. Si bien aún no comenzaron las negociaciones por la renovación del vínculo, según adelantó el representante de Luis Miguel, el club santiagueño ya le habría anticipado que buscarán extender el contrato.

Que “CC” o algún otro club se interese por contar con los servicios de “Pulga” empezará a reducir las chances del “Last Dance” con el que sueñan muchos hinchas. Es que desde la comisión directiva de Atlético, después del affaire del 2021, esperan que el jugador vuelva al club con el pase en su poder, por lo que no están dispuestos a negociar con otros clubes. “Las puertas estarán siempre abiertas para él, pero en esas condiciones”, advierten desde la dirigencia.

¿Qué pasó en 2021?

Por cortocircuitos con la dirigencia del “sabalero”, Rodríguez forzó su salida del equipo con el que recientemente había salido campeón y parecía que en ese mercado de invierno se daba el regreso esperado. Es más, en ese momento hasta Mario Leito, presidente de Atlético, se había mostrado expectante por la decisión del jugador. “Le hicimos una propuesta muy buena. Es muy bueno para él lo que le ofrecemos, dependerá de las ganas que tenga. Creemos que es el momento justo para que vuelva el club y a Tucumán”, había manifestado, trasladando la presión hacia “Pulguita”. Pero finalmente el simoqueño se mudó a La Plata, para jugar en Gimnasia. Junio de 2021, la última vez que desde Atlético fueron -con insistencia- tras los pasos del simoqueño. Pasaron cuatro mercados de pases desde entonces. Que ahora Cristian Lucchetti sea el mánager podría ser un aliciente para acercar a las partes.

La postura de cada parte

Hinchas, jugador y entorno, dirigentes y técnicos están involucrados en la posibilidad de la vuelta de “Pulga” a Tucumán. La opinión de los fanáticos está claro que no es decisiva, pero de todas maneras la opinión está dividida. En épocas en la que se hizo tan común la polarización, en el “decano” también hay una grieta respecto al jugador.

Las otras tres “patas” que definirán la cuestión también están divididas. Los técnicos no le bajaron el pulgar; de hecho “Pulguita” reúne los requisitos que exigirán para el mercado de pases, según lo adelantaron: “jugadores con sentido de pertenencia y que pueda llegar al club y ponerse la camiseta sin problemas”. Por el lado de los dirigentes está todo dicho: esperarán la voluntad del simoqueño para venir; son agradecidos por todo lo que logró el jugador, motivo por el que no le cerrarían la puerta.

Atlético Tucumán: este año, ¿la novela tendrá final feliz?

Con la situación planteada de esta manera, la decisión que terminará inclinando la balanza, otra vez, será del jugador y su entorno. Mientras tanto, “Pulga” prefiere mantenerse en silencio delante de los micrófonos, manda algunos mensajes encriptados en sus redes sociales. Si Central Córdoba desiste de su intención de renovar el vínculo y ningún otro equipo aparece en el camino (se supo que uno de los ocho equipos que juegan cuartos de final preguntó condiciones por “PR7”), Luis Miguel estará más cerca de volver al club del que se fue siendo ídolo. ¿Se dará? Esta historia continuará...

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios