Un hombre quedó detenido por prender fuego a su pareja delante de sus hijos

La mujer estaba envuelta en una sábana cuando la rociaron con alcohol y la quemaron. Está grave.

Imagen ilustrativa Imagen ilustrativa LA GACETA / FOTO DE DIEGO ARÁOZ

El estado de salud de María Laura Díaz (32 años) es crítico. La joven permanece internada en la terapia intensiva de un hospital porque sufrió quemaduras en casi el 40% de su cuerpo, incluyendo en las vías respiratorias. Los médicos la asistieron con un respirador, con una sonda y le brindan asistencia constante para intentar estabilizarla. Por otra parte su pareja, el herrero Rodrigo Germán Villagrán (34 años), con quien tuvo tres hijos, fue imputado ayer por tentativa de femicidio agravado. La jueza Cynthia Lorena Rocha le dictó al la prisión preventiva por tres meses como solicitaba la Fiscalía.

Según relató la auxiliar Jessica Corti, de la Unidad Fiscal de Violencia de Género I, a cargo de Augusto Zapata, el hecho ocurrió el domingo a las 6 en la casa de Corrientes al 2.900 donde la pareja vivía junto a la familia de Díaz. A esa hora la madre de la víctima escuchó los gritos de Laura. La mujer y su hijo fueron hasta su cuarto y la encontraron ardiendo, envuelta en una sábana azul que había sido rociada con alcohol. Junto a ella los hijos de la mujer lloraban y gritaban al ver esa escena.  Villagrán desapareció del lugar.

Cómo pudo, Edgar Díaz auxilió a su hermana, le quitó la frazada en llamas y vio que la mujer tenía serias dificultades para respirar. Según declaró el hombre, antes de desvanecerse su hermana llegó a decirle que Villagrán la había atacado; lo mismo le habría dicho uno de sus sobrinos que -aunque es pequeño- tendría edad para comprender lo que había ocurrido según estima el ministerio Público Fiscal. Se analiza la posibilidad de que -de ser necesario- el menor declare en una cámara Gesell.

Villagrán escapó y se ocultó en la casa de un familiar, en calle Lizondo Borda al 700. Guiados por los testigos, los agentes de la comisaría 6, al mando del comisario Juan Carlos Ávila, acudieron a ese domicilio y aprehendieron al herrero, que tenía las manos y los brazos quemados.

En la audiencia de ayer, Villagrán se declaró consumidor de crack. Su defensora, Mónica González, ante las evidencias recabadas, no se opuso al pedido de aplicar la prisión preventiva por 90 días, pero sí pidió que su defendido sea asistido por las quemaduras en las manos y que lo incluyan en un programa de rehabilitación por el problema de drogas. La jueza Rocha aceptó la cautelar y ordenó además los pedidos que había hecho González.

Temas Tucumán
Tamaño texto
Comentarios
Comentarios