“En San Martín encontré mi lugar”, dijo "Paqui" Costa

El delantero se siente cómodo en La Ciudadela y su nivel crece a pasos agigantados.

ENCARADOR Y PUNZANTE. Eso busca Forestello en Franco Costa y el delantero le respondió en el último tiempo. la gaceta / foto de franco vera (archivo) ENCARADOR Y PUNZANTE. Eso busca Forestello en Franco Costa y el delantero le respondió en el último tiempo. la gaceta / foto de franco vera (archivo)
06 Agosto 2018

Un plateísta que fue invitado por un fanático “santo” a ver el clásico revancha, lo interroga a su vecino de butaca con un gran gesto de admiración: “¿quién es el número 7?”, lanza asombrado por el nivel de ese diminuto delantero que enloqueció a toda la defensa de Atlético.

El delantero en cuestión es nada más y nada menos que Franco Costa, uno de los futbolistas a los que Darío Forestello les ratificó la confianza para al inicio de la Superliga. Acostumbrado a peregrinar por las canchas del ascenso, “Paqui” casi que siente su sueño se hizo realidad. Llegó al club, con buenas referencias, en julio de 2017 y fue actor de reparto en la campaña que derivó en el ascenso de San Martín. Pero eso no lo contenta. Ahora quiere ganarse un lugar de privilegio en una institución en la que encontró su lugar en el mundo.

“Cuando un jugador se siente cómodo en un lugar, tiene un plus en su rendimiento”, explica en diálogo con LG Deportiva, luego de festejar ante el rival de toda la vida y ganar puntos extras en la carrera por la titularidad.

Los primeros meses en Tucumán le costaron más de la cuenta. Sufrió horrores encontrar su mejor versión en La Ciudadela y casi siempre sus producciones por encima de la media se daban cuando el equipo jugaba lejos de Bolívar y Pellegrini. “En el primer semestre lo sentí a eso. Pero poco a poco me fui soltando y acostumbrando. Ahora estoy mucho mejor. Encontré mi lugar”, agrega sobre esas gambetas endiabladas que lo convirtieron en una de las gratas revelaciones del nuevo San Martín. “Es algo que venía buscando. Quiero ganarme un lugar en el equipo”, repite con la ansiedad propia de un pibe que está a punto de debutar en primera.

Costa siente que “su” momento ha llegado. Si bien ya tuvo algunos minutos en la máxima categoría, este paso con San Martín parece ser especial. “Con Arsenal jugué en Primera, pero lo hice poco. Por eso siento que esta quizás sea una revancha y la quiero aprovechar. Mi idea es hacer un buen torneo y que todos juntos podamos consolidarnos en la máxima categoría”, asegura, explicando que la experiencia le permite conocer las diferencias que existen en el juego entre la elite y el ascenso. “En Primera quizás tenés algo de libertad para recibir la pelota o girar. Pero nada es fácil, porque te enfrentás con jugadores más rápidos, fuertes, inteligentes y de mayor calidad. Por eso hay que trabajar para poder rendir bien”, resalta.

“Paqui” quiere que su felicidad sea completa en la Superliga y que San Martín haga pata ancha también en la Copa Argentina, donde debe medirse con el todopoderoso Boca. “A todos los rivales se les puede ganar. Si hacemos lo que sabemos, podemos crearle problemas a cualquiera”, concluye Costa, que encontró su lugar en el mundo y ahora va por todo.

Comentarios