Coninagro destaca la buena campaña de trigo, pero el gasoil y los tributos no ayudan

Los productores necesitarán entre U$S 340 millones y U$S 410 millones más para cubrir la suba de costos tranqueras dentro y el posterior transporte.

03 Feb 2018
1

Buena campaña de trigo. ARCHIVO

BUENOS AIRES.- El presidente de Coninagro (Confederación Intercooperativa Agropecuaria), Carlos Iannizzotto, afirmó que la gran cosecha de trigo, que rondó las 18 millones de toneladas (tn), permitirá a los productores de esas zonas enfrentar la fuerte suba de costos impulsados por el aumento del gasoil y los impuestos provinciales.

“El campo hizo un gran esfuerzo. Consiguió una cosecha casi récord, 18 millones de tn de trigo frente a los 18,4 millones de la campaña anterior, a pesar de la menor superficie cultivada y los problemas generados por la sequía en provincias del Norte y enfermedades en el Litoral”, destacó.

Sin embargo, esta mayor producción no se traducirá en una ganancia inmediata para el productor, ya que “deberá enfrentar el aumento del impuesto rural, el revalúo de las propiedades y el incremento del gasoil”, observó.

“Coninagro calculó que los productores necesitarán entre U$S 340 millones y U$S 410 millones más para cubrir los costos tranqueras dentro y su transporte, por las subas ya experimentadas en el gasoil más lo esperado en febrero” puntualizó Iannizzotto.

Según Coninagro, para esta campaña la agricultura utilizará, tranqueras adentro, 1.034 millones de litros de gasoil. A esto hay que sumarle el aumento en los tributos, principalmente de la provincia de Buenos Aires, por el Revalúo Fiscal y el Impuesto Inmobiliario. La Legislatura aprobó un incremento de la alícuota del 50%.

Cultivo de trigo: La campaña 2017/18 tuvo menor área sembrada que la campaña previa, pero mayor que el promedio de las últimas cinco campañas: continúa en valores altos. Lo mismo ocurre con la producción: el rendimiento fue más alto que en 2016/17, y mayor al promedio del quinquenio.

Algunos inconvenientes que afectaron al cultivo son los anegamientos para los ‘trigos tardíos’ de Buenos Aires, que incidieron en el desarrollo vegetativo durante el invierno y comienzo de la primavera. En Entre Ríos y Santa Fe se detectaron enfermedades, mientras que en el NOA y el NEA sufrieron elevadas temperaturas y sequías durante el llenado del grano.

En Esta Nota

Buenos Aires
Comentarios