Concepción: por segunda vez, Herrera plantó a los concejales

El secretario de Gobierno debía comparecer en el recinto ayer, luego de que el intendente vetara una suba en los gastos del Concejo. El titular de la UCR dijo que la notificación le llegó tarde a su oficina. Los opositores reclaman explicaciones a Sánchez.

17 Jun 2017
1

EN DOS TANDAS. La sesión comenzó en la tarde del jueves y, a las 22, se pasó a un cuarto intermedio para ayer a las 10, a la espera de un funcionario. la gaceta / foto de Osvaldo Ripoll

El secretario de Gobierno de Concepción, Julio César Herrera, volvió a desairar ayer al Concejo Deliberante local. Debía brindar explicaciones a los ediles sobre declaraciones públicas que vertió en torno a la decisión de estos de incorporar en la ordenanza del Pacto Social una cláusula que obliga a la Municipalidad a acreditar el 1.75% de lo que recibe de coparticipación.

Según Herrera, a través de esta decisión se elevan de $ 178.000 a $ 531.000 los gastos de funcionamiento del órgano deliberativo. “Es una locura que lleva a este Concejo a convertirse en el más caro de la provincia”, sostuvo el funcionario.

El secretario de Gobierno debía presentarse a las 10 ante los ediles. Para esa hora se previó la reanudación de la sesión ordinaria del cuerpo que, el jueves a la noche, había pasado a cuarto intermedio luego de que se aprobara la citación del funcionario. Pero Herrera nunca apareció. Según dijo a LA GACETA, no se presentó en razón de que recién fue notificado de la convocatoria pasada las 11 y sin que se le precisara sobre los puntos que debía responder.

En marzo Herrera, también presidente de la UCR, había faltado a otra interpelación aprobada por los ediles porque adujo que el debate “se había politizado”. El funcionario debía asistir al recinto aquella vez para dar explicaciones sobre las respuestas que brindó la Intendencia a las docentes de la Escuela Municipal “Octavio Muedra Tasquer”.

Falta de respeto

“Esta es una total falta de respeto a nosotros, como otras tantas que venimos soportando de parte de la intendencia”, dijo ayer el concejal Sergio Castillo.

“El intendente Roberto Sánchez no nos respeta y además denigra ante la sociedad con mentiras”, expuso muy molesto. El jefe municipal macrista insiste en que el incremento de los gastos por parte del Concejo “es inentendible” y que “solo persigue poner palos en la rueda” a su gestión. Castillo propuso que Sánchez sea convocado a una interpelación a fin de que rinda cuentas sobre los montos que recibe de coparticipación y otros puntos. Además, dejó librada la posibilidad de que sea denunciado penalmente por “falta a los deberes de funcionario público”, “retención indebida de fondos” y “estafa” contra el estado provincial. “No nos rinde cuentas sobre los fondos que se le envió, no nos está acreditando desde hace dos meses los recursos para gastos de funcionamiento, el Pacto Social ya fue firmado hace dos meses pero nosotros recién ahora lo tenemos a consideración” agregó el edil opositor.

La tensión entre el Concejo Deliberante y el Departamento Ejecutivo municipal se acentuó con la actitud de Herrera y la de Sánchez de vetar la cláusula de la ordenanza que le exige depositar en las cuentas del Concejo un 1.75% de lo que recibe de coparticipación.

Rechazo y tensión

El rechazo del jefe municipal a la disposición ingresó ayer al cuerpo y recién podrá ser tratado la semana próxima. “Está claro que Sánchez quiere poner un candado al Concejo Deliberante. Y no es casual que apenas un par de ordenanzas hayan sido ejecutadas, sobre un total de 102 que aprobamos”, denunció el radical disidente José Calcagni.

Por su parte el presidente del cuerpo, Carlos Fúnez (Frente para la Victoria), reveló que Sánchez hasta ahora acumula un endeudamiento de más de $100 millones, cuando el anterior intendente Osvaldo Morelli (actual legislador) durante 15 años de gestión endeudó al municipio en $50 millones. “A este ritmo Sánchez, cuando culmine su mandato, habrá endeudado a la Intendencia en más de $ 500 millones. Y no sabemos hasta ahora en qué gastó ese dinero porque no nos rinde cuenta. Le disgusta el Concejo Deliberante y por eso se resiste a brindarle autonomía”, añadió Fúnez.

En la sesión de ayer no estuvo presente el oficialista Ramiro Beti. El edil Alejandro Molinuevo, también del macrismo, ensayó una defensa del intendente al hablar de las innumerables obras que tiene en marcha en “La Perla del Sur”.

Los peronistas Miguel López y Adolfo Saracho le advirtieron que todos los trabajos que apuntan a mejorar la calidad de vida de los vecinos siempre tendrán la aprobación del cuerpo. Pero advirtieron que Sánchez “no debe mentir a la gente y dejar mal a todos los ediles ni tampoco intentar manejar al cuerpo con la billetera”. “El Concejo debe ser soberano y disponer los recursos adecuados para legislar sin presiones”, concluyeron.

Los ediles adelantaron que si el punto vetado por el intendente representa una elevada erogación para el erario, lo discutirán y tratarán de consensuar un porcentaje menor. No obstante, Fúnez y Castillo advirtieron que antes que nada Sánchez tendrá que exponer cuánto recibió y recibe de coparticipación la Municipalidad que conduce.

Temas

Concepción
Comentarios