“Damián Díaz pudo haberse salvado si me escuchaban”, dijo una víctima de los Cabrera

Rodolfo Álvarez dedicó su vida a vigilar a esa familia desde que uno de sus miembros asesinó a su hijo, Emanuel Álvarez, en 2006.

RECORTES. Álvarez muestra los delitos que habrían cometido los Cabrera.  LA GACETA / FOTO DE Inés Quinteros Orio RECORTES. Álvarez muestra los delitos que habrían cometido los Cabrera. LA GACETA / FOTO DE Inés Quinteros Orio
15 Mayo 2017

Que el “Pelao” Cabrera haya llegado a juicio junto con cuatro de sus hijos “es una oportunidad para que la Justicia dicte una condena ejemplificadora después de tantos delitos por lo que fueron acusados”. Así lo ve Rodolfo Álvarez, quien dedicó su vida a vigilar a esa familia desde que uno de sus miembros asesinó a su hijo, Emanuel Álvarez, en 2006.

“Yo vivía a cuatro cuadras de los Cabrera, en la zona del ex Mercado de Abasto, y eran famosos. Los vecinos nos enterábamos todo el tiempo de las andanzas de esta gente hasta que un día se toparon con mi hijo”, recordó Rodolfo con dolor. Fue una noche de junio de 2006 cuando Emanuel, que tenía 17 años, fue interceptado por una patota. Entre los agresores estaba uno de los hijos del “Pelao” Cabrera (José Humberto). Como Emanuel no quiso entregarles sus pertenencias, le partieron la cabeza con un pedazo de hormigón.

Publicidad

Juzgan al “Pelao” Cabrera y a sus cuatro hijos por un homicidio

José Humberto era menor de edad en aquel entonces (tenía 15 años), por lo que solo estuvo un tiempo en el Instituto Roca y luego recuperó la libertad. Desde aquel día, Rodolfo y su esposa, Fátima Ambray, dedicaron sus vidas a vigilar a la familia Cabrera para evitar que hubieran más víctimas. Pero no lo consiguieron.

Publicidad

“Fue una lucha incesante por justicia. Los vecinos del barrio sabíamos todo lo que hacían. Cometieron tantos delitos que solo tengo algunos acá”, dijo Rodolfo mientras abría una carpeta repleta de recortes de diarios de todo el país. En cada una de esas publicaciones periodísticas aparecía como protagonista alguno de los Cabrera: homicidios, robos, asaltos y otras agresiones. Según remarcó el hombre, son tres las generaciones de esa familia las que se dedicaron al delito. “El padre del ‘Pelao’ ya había cometido dos homicidios y murió en el penal de Villa Urquiza. Después, el ‘Pelao’ mató a un hincha de talleres y a Damián Díaz. Y los hijos siguieron sus pasos”, relató.

Instancia final

El “Pelao” y cuatro de sus hijos llegaron a juicio por el homicidio de Díaz, un joven de 24 años que murió por lo golpes que le propinó una patota para quitarle la billetera y las zapatillas, en Los Vallistos. El debate se reanudará hoy con los testimonios de los últimos testigo. Luego será el turno de los alegatos de la fiscal de Cámara Estela Giffoniello, de la querellante María Marta Contreras Cuenca, del defensor Roberto Flores y del defensor oficial Guillermo González. La sentencia estará a cargo de los jueces Fabián Fradejas, Juana Juárez y Stella Marys Arce.

Los cuatro hermanos Cabrera y su padre irán a Villa Urquiza

“Quiero decirles a los jueces que estas personas no son merecedoras de estar ante la sociedad, ya lo demostraron. No podemos permitir que sigan matando”, suplicó el papá de Emanuel. “Ya les advertí una vez a las autoridades que los Cabrera iban a cometer otro homicidio y no me escucharon. Damián Díaz pudo haberse salvado si lo hacían”, insistió Rodolfo Álvarez, que hoy estará presente en el desenlace del debate.

Perfiles

José Humberto “Pelao” Cabrera - Tiene 43 años. La Sala V lo condenó por el homicidio de Roque Hernán Villarroel, un hincha de Talleres de Córdoba que había viajado a Tucumán para presenciar un partido con San Martín en 1993. Estuvo ocho meses preso por el homicidio de Damián Díaz. En la actualidad está libre.

José Humberto “Rengo” Cabrera (hijo) - Tiene 26 años. Lo hallaron responsable de la muerte de Emanuel Álvarez y estuvo alojado en el Instituto Roca. Lleva cuatro años y tres meses en el penal de Villa Urquiza, donde cumple una condena por robo agravado.

Jorge Adrián “Capullo” Cabrera - Tiene 27 años. Aseguró en el juicio que no tiene otros antecedentes. Sin embargo, quienes lo conocen sostienen que es uno de los más peligrosos de la familia. Es el único que reconoció haber asesinado a Damián Díaz. Está en libertad.

Jonathan Leonardo Cabrera - Tiene 23 años. También aseguró que no tiene otros antecedentes. Estuvo dos años y 10 meses preso en el penal de Villa Urquiza por el homicidio de Damián Díaz. La Justicia lo dejó en libertad.

Brahian Emanuel Cabrera - Tiene 25 años. Cuando tenía 16 años lo alojaron en el Instituto Roca por robo. Después estuvo preso ocho meses por el homicidio de Damián Díaz, pero le dieron la libertad. Volvieron a detenerlo el 9 de abril pasado por un robo.

Temas Violencia
Tamaño texto
Comentarios
Comentarios