Balearon a un jugador de Universitario durante un asalto

1

EN EL PADILLA. El rugbista tuvo que ser atendido de urgencia. ARCHIVO

El joven, que integra el plantel superior, recibió un tiro en la espalda mientras escapaba junto a su novia de los delincuentes, en Don Bosco al 4.600. "Tenés un Dios aparte", le dijeron los médicos.

17 Feb 2017

Un rugbista de 26 años, jugador del plantel superior de Universitario, fue herido de un balazo en la espalda por desconocidos que minutos antes le habían robado en la puerta de la casa de su novia. El hecho ocurrió esta madrugada, alrededor de las 0.50, en calle Don Bosco al 4.600.

Según contó el deportista, quien pidió por seguridad no dar a conocer su nombre, dos personas en una moto se aproximaron a su auto cuando se estaba despidiendo de su pareja y le pidieron sus pertenencias. Ante esa circunstancia y con la desesperación del momento, el joven arrancó el vehículo con la intención de alejarse, pero sus agresores comenzaron a disparar. Uno de los proyectiles impactó en la espalda de él.

"Me puse muy nervioso.  Ya le habían sacado el celular y la cartera a mi novia, y a mí me pedían la billetera y no la encontraba. Sin pensar, porque todo fue en un segundo, arranqué el auto y perdí la visión de ellos. No observé sus caras ni cómo estaban vestidos. Sólo recuerdo que cuando me estaba alejando escuché los tiros y de repente un dolor fuerte en mi espalda, arriba de la cola. En ese momento no le dije nada a mi novia, porque ella estaba muy alterada, así que fui hasta mi casa. Lo llamé a mi papá, le conté lo sucedido y ahí vi la cantidad de sangre que estaba perdiendo", le relató a LA GACETA el jugador de "Uni", que juega de pilar en el club de Ojo de Agua.

Ante la grave situación, el chico fue llevado de urgencia al hospital Padilla. Allí, los médicos lo revisaron, lo curaron, le hicieron unas placas y acordaron que la bala tendrá que quedarse allí. "Tenés un Dios aparte. El proyectil quedó alojado en los músculos y por suerte no perforó nada", me decían los doctores", recuerda.

Tras darle el alta, el jugador de "Uni" radicó la denuncia en la comisaría séptima. "Fue una situación horrible lo que vivimos mi novia y yo. Ahora estoy averiguando con especialistas para saber si la herida va a afectar algo de mi cuerpo. Quiero seguir jugando al rugby", aclaró.

Recuerdo latente

En diciembre del año pasado, un adolescente de 15 años, jugador de rugby en Cardenales, también fue baleado. El joven, en aquella oportunidad, recibió un tiro en el pecho en un intento de asalto en la calle Sáenz Peña y Castelli, mientras conversaba con sus amigos en la puerta de la casa de uno de ellos cerca de la medianoche.

En Esta Nota

Inseguridad
Comentarios