PARALIZACIÓN

Empresarios de la construcción denuncian que no hay planificación de obras públicas en Tucumán

La Cámara Tucumana de la Construcción afirmó que en el Ipvdu no pueden decir que hay 1.800 viviendas en ejecución, cuando las obras están suspendidas por falta de pago.
Compartir
OBRAS PÚBLICAS. Manzur y Amaya, en un acto oficial para la entrega de viviendas en Concepción. ARCHIVO.

La Cámara Tucumana de la Construcción (CTC) rechazó las expresiones del interventor del Instituto Provincial de Vivienda y Desarrollo Urbano (Ipvdu), Gustavo Durán, respecto de que la Provincia “tiene una fuerte planificación estratégica en vivienda”. Según la entidad privada, no se puede decir que hay viviendas en ejecución, cuando las obras están “abandonadas o suspendidas” por falta de pago o de una actualización de los precios de contratos. 

“No se debe confundir a la opinión pública. Decir que existen 1.800 viviendas en ejecución es diferente de expresar que las mismas están prácticamente terminadas y no se pueden entregar desde hace dos años por obras complementarías interrumpidas o abandonadas por falta de pago, o bien suspendidas por la ínequidad de índices a la hora de actualizar precios de contrato”, afirmó la CTC en un comunicado firmado por Enrique Daniel Mafud y Sandro Marco Misuriello, presidente y secretario de la institución, respectivamente.

Hay una fuerte planificación estratégica desde hace mucho tiempo”, había afirmado Durán como respuesta a declaraciones de Domingo Amaya, secretario de Vivienda y Hábitat de la Nación. En una nota con LA GACETA, el funcionario nacional había dicho que Tucumán era una de las “pocas provincias que no presentó proyectos de vivienda y de hábitat para los próximos años”.

En ese marco, el titular del Ipvdu había afirmado que la Provincia tiene en ejecución unas 1.800 viviendas y unos 5.000 mejoramientos habitacionales. Además, dijo que ya se inició la construcción de 500 viviendas en Las Talitas y están por iniciarse otras 826 (560 en Cruz Alta, 140 en Tafí Viejo, 126 en Yerba Buena y 50 en Río Chico).

La Cámara de la Construcción hizo hincapié en el comunicado en que "cualquier intento por describir o relatar" tareas de planificación se contrastan con una “realidad de decadencia, desidia e indolencia” de varios años en materia de obras públicas. “Puentes en estado de emergencia, canales que perdieron su revestimiento hace más de dos años, zonas inundables por colapso de redes de desagües, pavimentos sin mantenimiento, un mega emprendimiento habitacional como Manantial Sur con más de 1800 viviendas sin entregar, en estado de paralización o abandono. En fin, la lista podría ser mayor”, enfatizó.

Esto mismo sucede, según la entidad privada, con los 5.000 mejoramientos que fueron mencionaron. “Presentan un alto nivel de avance físico pero que tampoco podrán terminarse por la carencia de un mecanismo idóneo de preservación de valores contractuales”, añadió. La CTC remarcó que esta situación llevó a la alta pérdida de empleo en el mercado laboral local y a la inestabilidad de las PyME constructoras. Ante ello, planteó la necesidad de establecer una “verdadera planificación”, que incluya la participación del Estado, el gremio la Uocra y los empresarios. “Este tipo de acción en Tucumán no existe”, apuntó.

“En el Instituto de Vivienda la resolución de cualquier tipo de expedientes demandan tiempos de tramitación que son absolutamente incompatibles con los planes de producción, basta con mencionar que el simple trámite de un certificado ordinario de obra insume entre tres y cinco meses, ni que hablar de cuadros de modificación de obras, los cuales pueden involucrar más de un año de gestión”, reprochó la entidad.

A su vez, la Cámara señaló que en provincias vecinas del norte grande se observa un “arduo trabajo” en planificación y generación de emprendimientos urbanísticos, cosa que no ocurre en la provincia.

Etiquetas de esta nota