Dos décadas digitales

25 Sep 2016
1

EL RETO. Al igual que en el resto del mundo, el desafío del periodismo digital en la Argentina es hallar un modelo de negocio sostenible.

Por Ramón Salaverría

En septiembre de 1995 apareció en Internet la versión digital del diario Los Andes, de Mendoza. Este dato, que podría parecer anecdótico, marca sin embargo un hito en la historia de los medios argentinos: el comienzo del periodismo digital en el país.

A partir de aquel lanzamiento, se desencadenó un goteo de publicaciones en la red. En los meses finales de 1995, vieron la luz las ediciones digitales de La Nación y Ámbito Financiero. Ya en 1996, aparecieron asimismo las versiones web de Clarín, La Nueva Provincia, El Cronista, Intervoz, entre otros medios. En los años siguientes, los medios digitales se multiplicaron, hasta cambiar de raíz la fisonomía del mercado periodístico argentino.

Hoy, cumplidos 20 años de periodismo digital, podemos hacer balance. Ese ha sido nuestro objetivo con el libro Ciberperiodismo en Iberoamérica (2016), en el que hemos relatado la evolución de los medios digitales en todos y cada uno de los 22 países de Iberoamérica -incluida, por supuesto, Argentina-, desde su origen hasta mediados de los años 1990 hasta la actualidad.

La primera conclusión, válida tanto para Argentina como para el resto de Iberoamérica, es evidente: los medios digitales se han extendido en todas sus fórmulas, no solo en número sino también en tipología. A las ediciones web de los primeros años se han sumado publicaciones para tabletas y para móviles. Tenemos medios digitales de múltiple alcance: los hay globales, nacionales, regionales, ciudadanos e incluso de barrio. Junto a las publicaciones derivadas de marcas tradicionales, proliferan asimismo los medios nativos digitales. El mercado periodístico iberoamericano, en fin, es hoy más rico y diverso que nunca.

En ese escenario, los medios digitales argentinos se han encumbrado como líderes en innovación. Nada más comenzar el presente siglo, algunas publicaciones digitales del país, entonces aún nóveles, comenzaron experimentos con narrativas multimedia que, como en el caso de Clarín, llegaron a ser internacionalmente premiados. También La Nación ha alcanzado a lo largo de estos años reconocimientos mundiales, por su constante labor de innovación tecnológica y editorial. En fechas recientes esa apuesta experimental se ha extendido asimismo a otros medios, especialmente a los nativos digitales.

Alcanzados esos logros, la principal incógnita que pesa sobre el futuro del periodismo digital en Argentina sigue, no obstante, sin solución. Al igual que en el resto del mundo, 20 años llevan los medios digitales argentinos en busca de un modelo de negocio sostenible. Ese es, sin duda, su mayor desafío para la tercera década, mientras caminan hacia un liderazgo definitivo en las audiencias y hacia la consolidación como configuradores principales de la opinión pública.

© ADEPA

* Director del Center for Internet Studies and Digital Life en la Universidad de Navarra, España.

Comentarios