Amores no correspondidos y deseos vigentes en el “Café de tenores” - LA GACETA Tucumán

Amores no correspondidos y deseos vigentes en el “Café de tenores”

Madrid se recrea en un espectáculo que reúne actuación, canto lírico, zarzuela y danza.

23 Jul 2016

ACTÚA HOY
• A las 22 en el teatro Alberdi (Crisóstomo Álvarez y Jujuy).

Las confiterías del viejo Madrid eran el lugar de reunión por excelencia de pensadores y artistas a principios del siglo pasado, un hervidero cultural donde se gestaba lo social y se debatía lo que pasaba en las calles.

En ese contexto se encuentran dos amigos, cada uno con sus características para el amor, sus problemas de relación, sus pasiones y sus desconfianzas. Mientras repasan sus historias, aparecen en escenas las mujeres que invocan en el recuerdo y que los desvelan.

Ese es el argumento de “Café de tenores”, el espectáculo que reúne música, canto lírico, danza española y actuación, con un montaje multimedia con la dirección integral de Liliana Carreño, para la recreación del ambiente madrileño animado por las zarzuelas y las canciones populares.

La obra fue estrenada el año pasado en el Teatro Real de Córdoba y esta noche se presenta en el teatro Alberdi. De esta puesta participan el tenor local Ramón Monchi Poliche, junto a su colega cordobés Ignacio Guzmán (en 2014 protagonizó la zarzuela “Luisa Fernanda” en el Teatro San Martín) y las sopranos Cynthia del Carril y María Luján Santillán. La pianista es Andrea Mellía, quien se desempeña en el Teatro del Libertador de Córdoba, y las danzas están a cargo del ballet “Alma flamenca” de la Casa de la Zarzuela, que conduce por Ana Laura Delgado. La función se enmarca en el 18° Julio Cultural de la Universidad Nacional de Tucumán.

Carreño definió al espectáculo como “un puesta integral, con un trabajo actoral basado en la adaptación de letras españolas”. “La idea central es la de imponerle ritmo, movimiento y expresión a la obra y particularmente, dentro del género de la lírica, salir definitivamente del clásico formato de recital para convertirlo en una presentación dinámica, desestructurada y con naturalidad en las interpretaciones, todo lo que permite potenciar la técnica vocal de los cantantes y, con ello, su performance artística”, agregó.

La directora está radicada en Córdoba, pero sus inicios fueron en Tucumán, donde integró el Ballet Estable de la Provincia y luego fue parte del Ballet Oficial del cordobés Teatro del Libertador. “Cuando terminé mi carrera de bailarina, fui al Teatro Colón a estudiar lo que más me apasiona, que la dirección escénica. Es un hermoso desafío y una enorme satisfacción poder llevar a escena este espectáculo, en el lugar que me vió nacer artísticamente y donde se puede respirar la pasión por la buena música de origen español”, concluyó.


Comentarios