La Bienal Sur se debate entre lo global y lo local

Los conflictos de la deslocalización y territorialidad fueron abordados en un foro artístico. Cómo no perder la identidad.

31 May 2016
1

BAJO LA CARPA. Decenas de artistas y funcionarios participaron en el intercambio de ideas sobre el encuentro que se realizará en 2017. LA GACETA / FOTO DE JOSÉ NUNO

Cuando se cortó la conectividad en Berlín durante la teleconferencia con la Casa Histórica, quedó demostrado que los problemas de comunicación también existen en los países más poderosos, por lo que autoridad para ser exclusivos organizadores de bienales quedó cuestionada.

Sucedió a los pocos minutos de que comenzara el 6° Encuentro Abierto de la Bienal Sur Global, que se montó en una enorme carpa en el patio trasero del solar histórico.

Una parte de la comunidad artística estuvo presente ante un importante despliegue logístico y organizativo, que incluyó a funcionarios nacionales y provinciales.

Mientras Aníbal Jozami, acompañado por Diana Wechsler, presentó la Bienal e insistió con la necesidad de revalorizar el arte sudamericano, desde Berlín, en la Academia de las Artes (a pocos metros de la imponente Puerta de Brandenburgo), su presidenta, Jeanine Meerapfel (cineasta argentina- alemana) se preguntó sobre las consecuencias de conservar lo propio y estar, a la vez, con los demás. “¿Lo global no nos hace perder la identidad?”, se interrogó.

Es que, finalmente, el foro trató sobre la localización y deslocalización, sobre la territorialidad, en definitiva; entre lo global y la identidad, temas que, desde la teoría y el propio arte se posicionan como centrales en el proyecto de la Universidad Tres de Febrero.

Cuando se reanudó la teleconferencia, el argentino Charly Nijensohn (residente en Alemania), mostró parte del proyecto desarrollado en las salinas grandes en Jujuy (un trabajo que realizó con el grupo Art Detroy hace 20 años); una cartografía poética, la llamó, que abarca también el Altiplano y la costa del Pacífico. Y la peruana Andrea Canepa llamó la atención observando que, en América Latina las calles llevan por nombre fechas, con lo cual pudo completar 365 dibujos.

Posteriormente, el teórico y antropólogo Néstor García Canclini leyó un texto en el que advirtió que las artes visuales tardaron en desprenderse del nacionalismo, y aseguró que existen nuevas herramientas para reconfigurar lo local y lo global. “¿Cómo justificar una feria o bienal nacional en este tiempo de deslocalización?”, sostuvo, defendiendo la idea de una Bienal distinta, pero que respete las diferencias.

“Los curadores junto con los artistas no se limitaran a pasear las obras por el mundo. Dudaran de lo que conviene decir en cada lugar, para que seamos interpelados”, pronosticó el teórico.

Artistas

Luego fue el turno de las artistas Teresa Pereda, Guadalupe Miles y Carlota Beltrame, quienes fueron presentadas por el curador Fernando Farina. Cada una de ellas mostró su historial de producción y expresaron sus preocupaciones sobre el arte y su tiempo.

En todo momento, el foro pudo seguirse por streaming, lo que se pudo verificar en comentarios que algunos artistas enviaron por las redes sociales. Y quedó como sobreentendido que los artistas participantes, nacionales y extranjeros, integrarán la Bienal que se realizará el próximo año en Buenos Aires y en otros espacios. Con insistencia, se remar ó que se trata de una bienal “pensada desde otro lugar”

Después de que Jozami hablara con la artista libanesa Mireille Kassar, fue el momento del balance, en el que intervinieron, además de Jozami y Wechsler, Marlise Ilhesca, Rodrigo Quijano y Maxim Holland, estos dos últimos de Lima, con participaciones de Estrella De Diego y de Claudia Casarino.
 
en la agenda
El objetivo es convertirse en referencia
Este sexto encuentro abierto que se hizo ayer, continuó con las actividades que comenzaron a desarrollarse el año pasado y seguirán hacia 2017 rumbo a la primera Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de América del Sur. El objetivo es desarrollar un ámbito en el que el arte de la región se exprese y se muestre a la par del de otros territorios, no como un gueto, sino como una apuesta por tener una muestra que aspire a convertirse en referencia mundial; agendar este arte internacionalmente.

En la agenda
El objetivo es convertirse en referencia

Este sexto encuentro abierto que se hizo ayer, continuó con las actividades que comenzaron a desarrollarse el año pasado y seguirán hacia 2017 rumbo a la primera Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de América del Sur. El objetivo es desarrollar un ámbito en el que el arte de la región se exprese y se muestre a la par del de otros territorios, no como un gueto, sino como una apuesta por tener una muestra que aspire a convertirse en referencia mundial; agendar este arte internacionalmente.

Comentarios