Sacerdote y educador

Distinguida trayectoria del tucumanoPascual Arze.

28 Feb 2004
1

CATEDRAL DE SALTA. En este templo, en 1853, el canónigo Arze pronunció el sermón que exaltaba la jura de la Constitución nacional.

Una interesante figura de sacerdote y educador fue la del canónigo Pascual Arze y Zelarayán, cuyos datos biográficos extraemos de los que aporta Vicente Osvaldo Cutolo. Era tucumano, nacido en 1815, hijo del coronel Juan Ignacio Arze y de María del Tránsito Zelarayán. Realizó sus estudios en San Juan, donde se ordenó sacerdote. De allí pasó a la Universidad de Córdoba, en donde se doctoró en Teología y Cánones. Llegó a adquirir una vasta cultura que dio realce a su vocación de docente.
En 1841, instaló una escuelita en Tucumán. Allí daba clases gratis a los niños, lo que le valió una felicitación de Juan Manuel de Rosas. Pasó luego a Salta, en donde abrió otra escuela, costeada con las rentas de una capellanía. El gobierno la oficializó, pero Arze nunca quiso cobrar sueldos. Además inauguró también una especie de Seminario, en el que dictaba Latín y Teología.
En 1852, fue designado canónigo de la Catedral de Salta. Le tocó, en ese carácter, pronunciar el sermón de la jura de la Constitución nacional de 1853. Ocupó brevemente una banca en la Sala de Representantes, pero la dejó para consagrarse a su ministerio. Fue capellán de varias congregaciones y profesor del Monasterio de Carmelitas, del Colegio San Francisco y del Seminario salteño. Durante muchos años tuvo a su cargo la parroquia de La Candelaria, en La Viña, donde propulsó la construcción de la nueva iglesia.
Como misionero, recorrió a caballo todo el Noroeste argentino: en uno de esos viajes fundó la población de El Piquete, en el departamento Anta. Fue un apasionado por la historia. Tenía una soberbia colección de manuscritos del pasado. Sobre estos temas se carteó con historiadores como Mitre y Trelles. Colaboró con ellos y con otros en muchas investigaciones.Arze murió en Salta el 4 de junio de 1885, y fue enterrado con el hábito de los franciscanos.