El policía herido en el asalto a una panadería está en coma inducido y con respirador artificial

El oficial recibió un disparo en el pecho en Francisco de Aguirre al 800. Es el segundo ataque que sufre el comercio en el año.

24 Mar 2016
3

OTRA VEZ. La panaderái fue blanco de numerosos asaltos desde que inauguró el local, en 2010. LA GACETA / FOTO DE ANALÍA JARAMILLO

Un policía recibió un disparo en el pecho cuando intentó evitar que asaltaran a una panadería de Francisco de Aguirre. La fuerza realiza varios allanamientos en busca de dos jóvenes que habrían cometido el ilícito.

Cerca del mediodía, en la Panadería del Jardín se preparaban para cerrar sus puertas. Mientras se realizaban tareas de la limpieza, Gonzalo Matías Santucho, conductor de una motocicleta del Servicio 911, pasaba al frente del local.

Los superiores del policía confirmaron que el efectivo fue intervenido quirúrgicamente en las últimas horas. Los médicos le suturaron todos los vasos sanguíneos dañados y decidieron no extraerle el proyectil ya que el mismo no afecta a ningún órgano.

Los médicos también confirmaron que Santucho tiene una herdida en el pulmón izquierdo, por lo que se encuentra en coma inducido y conectado a un respirador artificial. El efectivo deberá permanecer internado en la sala de terapia intesiva del Centro de Salud.

Declaraciones

"Escuchamos gritos y después al menos seis disparos", dijo Luciana Aranda, esposa del propietario que atiende el negocio junto a una sobrina que debió ser trasladada ya que sufrió una crisis de nervios. "Todo fue muy rápido y en el interior del local, afortunadamente había una sola persona que, después del ataque, salió corriendo del medio", agregó.

Al parecer, Santucho se percató que un joven se dirigía al local para asaltarlo. Le dio la voz de alto y se enfrentó con el desconocido. El asaltante se cubrió detrás de una camioneta que estaba estacionada en la vereda del local y se originó el intenso tiroteo. Un proyectil impactó en el pecho del agente que cayó al suelo. En tanto, el asaltante, según la investigación, huyó corriendo hasta la esquina, donde lo esperaba un cómplice con una moto. Huyeron hacia el sur.

"Estamos hartos, cansados. Toda la avenida Francisco de Aguirre es muy insegura. Somos laburantes y pagamos los impuestos que nos exigen. Es increíble que no podamos trabajar porque estamos rodeados de delincuentes", aseguró Juan José Rodríguez, propietario del local.

La víctima tenía ganas de llorar. Este es el segundo asalto que sufre Rodríguez en lo que va del año. El 20 enero pasado, cuatro hombres armados ingresaron al local y le quitaron $ 30.000. En aquella oportunidad, el comerciante indicó que ese había sido el sexto asalto que había sufrido desde 2010, año en el que inauguró su local.

"Ya no sé si tiene sentido hacer una denuncia formal del caso. ¿Para qué la haré si nada cambia y me siguen asaltando? Lo mismo piensan los comerciantes de la zona. Este es un negocio que lo atiende la familia y temo que algún día le pase algo. Lo siento por el Policía herido, que también se la jugó y mucho", agregó en una charla con LAGACETA.com.

Santucho fue trasladado de urgencia al hospital Avellaneda. Después de haber sido compensado, lo derivaron al Centro de Salud para ser intervenido, ya que en su cuerpo tenía el proyectil. Luego de ser intervenido quirúrgicamente, será trasladado a un sanatorio, puesto que no hay lugar en la sala de terapia intensiva del último nosocomio.

"Es un hombre que se caracteriza por haber participado en distintos procedimientos que fueron exitosos. Tiene muchísima actitud a la hora de realizar su trabajo. Está muy bien catalogado por sus superiores y sus compañeros", aseguró el comisario Daniel Ruiz, comisario y jefe de la Sección Moto del 911.

Ruiz no pudo precisar por qué Santucho participó en el enfrentamiento. "Ingresaba a las 14 a prestar servicios. Pero no tengo dudas de que actuó valientemente al percatarse de que se estaba por producir el asalto. Siempre demostró ser así y por eso se ganó el respeto de todos", concluyó su jefe.

Comentarios