Simplemente, Messi

Los periodistas Sebastián Fest y Alexandre Juillard abordan la historia de la gran figura del Mundial en Ni Rey ni Dios. Uno de los autores cuenta aquí las vicisitudes de escribirlo y publicarlo. El libro repasa cómo llegó a ser el mejor

22 Jun 2014
1

reuters

No es común que un libro sobre deportistas exitosos dedique un capítulo a los olvidados; a aquellos que quedaron afuera de la foto. Más cuando el protagonista del trabajo es Lionel Messi. Pero lo más sorprendente de Ni Rey ni Dios – La verdadera historia del mejor (Sudamericana), escrito por los periodistas Sebastián Fest y Alexandre Juillard, está en el final, cuando en su capítulo 24 aparecen aquellos que fueron fundamentales en la carrera inicial de la gran estrella del fútbol mundial y que hoy no tienen cabida en su vida. En ese último tramo se habla de Josep Minguella, “el agente que abrió las puertas del Camp Nou” a La Pulga. También aparecen Juan Lacueva, un dirigente que peleó por su primer contrato; el agente FIFA y representante Juan José Mateo Walter; Horacio Gaggioli, sombra de la familia del futbolista en sus inicios; y Fabián Soldini, definido en el trabajo como “una especie de hermano mayor” de Messi. Todos quedaron al margen del gran negocio que se armó alrededor de la estrella. Destacarlos es darle otra mirada a la vida del mejor jugador de la actualidad y, para muchos, de la historia.

Sebastián Fest es un periodista argentino que vive en España, donde trabaja como jefe de deportes de la agencia DPA. Alexandre Juillard ejerce el periodismo en Francia, su país. Entre ambos hicieron un muy buen producto, lleno de testimonios importantes, más allá de que falte la versión del propio Lionel Messi y de su padre, Jorge, quien no queda parado de la mejor manera. Si hay que elegir los otros trabajos “serios” sobre el tema, Ni Rey ni Dios… se complementa con Messi - el chico que siempre llegaba tarde (Debate), del periodista argentino radicado en Barcelona Leonardo Faccio, y Messi – el niño que no podía crecer (Planeta), del italiano Luca Caioli.

“No sé si es biografía, porque no hacemos un relato cronológico, aunque se basa en su vida. Apuntamos también al fenómeno: cómo se vive en España, qué significa Messi para Barcelona, qué luchas internas se generan a su alrededor entre esa ciudad y Madrid. Visitamos Rosario para saber cómo era su barrio. Por eso digo que quizás es una biografía no autorizada”, me dice Fest, de paso por Buenos Aires, cuando habla de este trabajo que fue publicado inicialmente en Francia, en 2012. En esta última versión en español hay agregados. Por ejemplo, comienza con la llegada de Gerardo Martino como entrenador del Barcelona. Luego habrá –obviamente- referencias a Josep Guardiola, el técnico con el que más brilló y creció Messi. La relación distante con el catalán será algo a destacar, como así también le necesidad de uno por el otro. Se hablará además de la influencia de Diego Maradona como responsable en la Selección durante el Mundial de Sudáfrica, en 2010. Y hay referencias a la falta de comunicación verbal que tiene el jugador, algo que se contrapone a su constante necesidad de comunicarse por mensajes de texto a través de su teléfono celular.

La famosa anécdota de un contrato firmado en una servilleta también será motivo de análisis. Hay quienes dicen que no tenía asidero legal. Otros destacan que esa firma cambió el futuro de Messi. Pero en el medio, un dato imperdible es cuando se lee que el Barcelona apeló a la trampa de inscribirlo en un partido que no había jugado para asegurarlo en su plantel. Tampoco falta la pelea entre Adidas y Nike por patrocinarlo ni las broncas de estrellas de primer nivel que se quedaron sin lugar en el Barcelona, opacados por supuestos celos de La Pulga.

Múltiples testimonios

Sin embargo, tanto el futbolista como su padre se niegan a dar testimonio. En este caso, se cuenta que será hasta que se haga la biografía autorizada. “Hablamos con su padre hace casi dos años. No quiso hablar para el libro. Recalcó que ninguna biografía que salió había sido autorizada. No puedo decirte si este libro es a favor o en contra de Messi. En todo caso, es a favor del lector. Tratamos de contar aquello a lo que accedimos con información. Descartamos historias, algunas de las cuales hasta le podían dar brillo al libro. Creo que es una ventaja que no sea autorizada, porque las que se autorizan siempre son una construcción de imágenes”, explica Fest.

En Ni Rey ni Dios… no se escatiman testimonios, lo cual le da más impronta al texto final. Más de 60 fueron las personas que hablaron con los autores. No todos aparecen identificados. Pero alcanza para conocer cómo fue el desembarco de Messi en Barcelona y de la situación laboral de su padre en ese entonces. Antes y después habrá páginas y páginas para saber cómo a fuerza de goles y jugadas geniales la familia de origen humilde se hizo millonaria. Y hasta podrá enterarse el lector de que hay un tal Juanjo Brau que sigue al jugador a todos lados, hasta convertirse en su sombra.

“No creo que Messi lo haya leído. Las grandes estrellas del deporte leen poco. Son informados por su entorno”, me comenta Fest, quien enseguida contará que a poco de presentarse el libro en Barcelona “Matías Messi mandó mensajes por Twitter diciendo que el libro tenía muchas mentiras. Que el autor sería denunciado. Instó a la gente a no comprarlo porque estaba escrito por gente que no quería a Leo. Alguien de sus seguidores preguntó cuáles eran las mentiras. Y respondió que estaba armado, pero que no lo había leído. Fue la única reacción de parte de ellos”.

Fest, que en 2009 publicó Enredados (Ediciones Al Arco), donde cuenta el papel argentino en las finales de la Copa Davis, reconoce que le gustaría que la familia Messi lea este libro. Sin embargo, sabe que podés volcar 100 datos, de los cuales 95 son positivos, tres neutros y dos negativos, y siempre se van a colgar de los negativos. Pero el mismo Messi alguna vez dijo que nunca leyó un libro, salvo la biografía Yo soy el Diego, y no la terminó.

Ni rey ni Dios… está presente en las librerías en un momento muy especial. El Mundial brinda el escenario para que Messi confirme su condición de número 1 en el fútbol. Para saber más de él, nada mejor que este muy buen trabajo de Fest y Juillard.

© LA GACETA

Alejandro Duchini - Periodista, colaborador de El Gráfico.

Temas

Lionel Messi
Comentarios