El estadio de la Liga Mundial de hockey genera polémica

Tucumán tiene una de los mejores escenarios del país, pero para usarla la asociación debe pagar $500 la hora.

16 Abril 2014
En noviembre del año pasado el hockey tucumano se transformó en una locura mundial con la disputa de la Liga Mundial. Se hacía realidad un sueño que parecía imposible unos años atrás. ¿Quién se hubiera imaginado que en nuestra provincia se iba a construir una cancha de base de agua? Muy pocos, posiblemente nadie. Sin embargo dos viejos anhelos se hicieron realidad al mismo tiempo: se construyó un estadio único con ese tipo de superficie y se pudo traer un espectáculo internacional como pocos tienen la posibilidad de organizar en el país. Algo que parecía imposible para nuestra provincia.

“El estadio beneficiará al hockey tucumano”. Así anunciaron las autoridades provinciales el proyecto. Y cuando se habla de beneficios, todos pensaban que uno de ellos sería que los seleccionados tucumanos iban a poder entrenarse gratis en el nuevo estadio. Eso, sin dudas, serviría para el crecimiento de este deporte. Sin embargo, luego del furor de la Liga Mundial, sucedió lo contrario: la Asociación Tucumana paga un alquiler de $500 la hora por la cancha para que los diez planteles de las distintas categorías puedan hacer uso de las modernas instalaciones. La entidad debe pagar alrededor de 250.000 pesos al año. Ese importe está contemplado en el presupuesto anual.

En Natación justifican la posición con un argumento sólido: el costo de mantenimiento de la cancha es elevado y necesitan captar recursos. De lo contrario, las instalaciones se deteriorarán.

El club Natación y Gimnasia y la Asociación Tucumana firmaron un convenio sobre el alquiler y los delegados de los clubes en la última asamblea realizada en marzo avalaron el acuerdo. Pero después de darse ese paso, comenzaron a escucharse voces de protesta por parte de aquellos que consideran que la medida no es justa.

Un poco de historia
La historia comenzó cuando Julia Calderó de Acevedo, entonces presidenta de la Asociación Tucumana, se reunió con sus pares de Natación y Gimnasia al enterarse de que ese club tenía intenciones de poner una cancha sintética de arena. La dirigente les explicó a sus pares de Natación sobre lo importante que era para el hockey tucumano tener una cancha sintética de agua.

Luego de varias reuniones, los dirigentes recibieron el llamado del gobernador José Alperovich, quien en una audiencia les comunicó que el hockey no sólo iba a tener una cancha de agua sino que se iba a construir un estadio para que Tucumán sea sede de importantes torneos nacionales e internacionales.

Alperovich explicó que el estadio iba a ser construido sobre un terreno donado por el Gobierno (según Ley 8.437 publicado en Boletín Oficial) al club Natación y Gimnasia. Pero además iba a ser en beneficio del hockey tucumano.

Cuando se designó a Tucumán sede de la Liga Mundial, la Asociación, Natación y Gimnasia y la Confederación Argentina firmaron un contrato.

La Asociación asumió el compromiso de hacerse cargo de las tribunas móviles que fueron colocadas atrás de los arcos. “Nosotros cumplimos con todo lo acordado”, aseguró el actual presidente, Rafael Pirlo.

Pasó la Liga Mundial y el estadio es una realidad. Sin embargo, muchos se preguntan: ¿semejante inversión se hizo realmente para beneficio del hockey tucumano?

Tamaño texto
Comentarios
NOTICIAS RELACIONADAS
Comentarios