Talleres dio un gran golpe ante UNCAus y el “rojo” fue superior a El Tala - LA GACETA Tucumán

Talleres dio un gran golpe ante UNCAus y el “rojo” fue superior a El Tala

Los taficeños derrotaron a los chaqueños por 77-72 e Independiente se quedó con el primer juego por 92-86.

06 Abr 2014
1

LA GACETA/ FOTO DE HÉCTOR PERALTA

Un estallido de alegría se produjo apenas consumada la victoria de Independiente sobre Atlético Rosario del Tala, 92-86. Enseguida replicó en Tafí Viejo, donde Talleres dio el zarpazo en el comienzo de los cuartos de final del Torneo Federal derrotando a UNCAus, 77-72 en la prórroga (61-61).

En los desquites, programados para el viernes, y eventuales desempates (el domingo), nuestros equipos serán visitantes: el “rojo” en Rosario del Tala y los taficeños en Presidencia Roque Sáenz Peña.

Independiente jugó un primer cuarto (26-7) que rozó la perfección y en algunos tramos del partido llegó a establecer ventaja de 20 tantos. Lucas Victoriano, Gustavo Ahumada, Juan Cognini y Pablo Walter lucieron sobremanera en un equipo cada vez más compacto. Walter subraya la inteligencia y la concentración como los factores sustanciales de la victoria. “Nos preparamos como si fuese una final, entramos muy concentrados y sabíamos que adentro podíamos hacer la diferencia. Venimos creciendo en todo, desde la defensa y en buscar las mejores opciones en ataque. Fijate que cuando los pivots están controlados, el tiro exterior también nos dio grandes réditos”, expresa el salteño.

“Te digo que el 75% de la mejoría está en la concentración. También aprendimos a no ponernos ansiosos. Y tenemos a Lucas que nos habla, que nos grita en el buen sentido para que el equipo esté mejor parado y nos ayuda a leer bien el juego”, amplía el ala pivot que firmó una planilla de 17 puntos, cuatro rebotes, dos robos y cuatro pérdidas.

Talleres revirtió un partido durísimo con su coraje y espíritu indómito. Gastón García, Álvaro Rodríguez, Iván Julián y Daniel Orresta fueron preponderantes en el “león”. “El Chino” (12 puntos, 2/2 en triples, dos asistencias, tres rebotes) hizo un trabajo valioso. “Nos propusimos que respetaran nuestra casa y, la verdad, teníamos una espina clavada con ellos. Yo no venía de hacer buenos juegos, pero cuando entró el primer triple, agarré confianza”, cuenta el base o escolta del “aurinegro”.

“Es bueno saber que uno tiene el apoyo de todos: desde nuestro presidente y la hinchada. Lo nuestro no tiene secretos: la clave es dar todo por el equipo, esa es nuestra bandera”, concluye Orresta.

Comentarios