Un sociólogo explica el "fenómeno PO" en Salta

Según Lucio Yazlle, el incremento de la pobreza tras los cambios económicos de los 90 sentaron las bases para el crecimiento de la izquierda.

11 Nov 2013
1

ORÍGENES. Yazlle fue militante en el movimiento estudiantil de los años 70 y participó de las jornadas del "Tucumanazo". FOTO TOMADA DE QUEPASASALTA.COM

Los resultados que obtuvo el Partido Obrero en Salta, además de "un triunfo enorme" (nueve concejales y una senadora) son el resultado de 25 años de trabajo constante y coherente, sostuvo Lucio Yazlle, docente universitario e intelectual de izquierda de esa provincia. "Con propuestas, han ido ganando espacios legislativos, en una provincia ultraconservadora y religiosa como Salta", le dijo a LA GACETA.

Yazlle explica el avance de la izquierda tradicional en términos del cambio social, político y económico que ha vivido la provincia en los últimos 20 años. "En los 90 -explicó-, hubo una 'modernización' (de los recursos económicos), que se expresó en la transnacionalización de empresas de servicios, de explotaciones agropecuarias e industriales. Actualmente, el capital extranjero es dueño de grandes campos con soja, el mayor ingenio de la provincia es norteamericano, dos o tres cadenas internacionales concentran el comercio en la capital".

Estos cambios en el panorama económico influyeron en la estructura social. "La oligarquía tradicional salteña se subordinó, como empleada o socia, a este nuevo capital. Esto movilizó un proceso de cambio en un sector de la sociedad salteña, que inicia un proceso de cambio en la cultura política. El conservadurismo se sigue viendo en las multitudinarias procesiones y en los desfiles de gauchos, pero la concentración de los medios de producción y el empobrecimiento que eso conlleva abre una puerta a la izquierda", analizó Yazlle.

Otros elementos a considerar, según el intelectual de izquierda, es el fraccionamiento del Justicialismo. "No sólo no lograron armar una opción electoral o acuerdos con base programática, sino que representan lo más corrupto de la política, que contrasta con la conducta de los representantes de la izquierda desde que accedieron por primera vez a cargos electivos, en 2001, y que no logró mellar la demonización que hicieron desde los partidos tradicionales", insistió.

La fuerte polarización se explica también porque el kirchnerismo en Salta no ofrece el "alivio" de las políticas sociales que se aplican a nivel nacional, por lo qu no hay salida intermedia entre las posturas más conservadoras y las más radicalizadas. El resto de la izquierda, destacó, tuvo una actitud "infantil" al llamar a no votar al Partido Obrero o al apoyar a candidatos o frentes que responden a la política tradicional.

"El gobernador, Juan Manuel Urtubey, proviene de una familia de la oligarquía más tradicional, con fuerte impronta religiosa y posturas de derecha. Pese a que se pronuncia kirchnerista, es el impulsor de la educación religiosa en las escuelas públicas. Se opuso al matrimonio igualitario y promovió reformas a la aplicación del aborto no punible que prácticamente lo dejó sin efecto", enumeró.

Con respecto al futuro, Yazlle augura que se vienen tiempos difíciles para las bancadas de la izquierda tanto en la Legislatura como en los concejos deliberantes salteños. "La derecha, representada por Urtubey, (Alfredo) Olmedo, del PRO, va a unificarse para tratar de impedir el avance de la izquierda, para anular a sus representantes".

El tablero político está servido, entonces, y resta saber cómo moverán las piezas los jugadores.

Comentarios