Rajoy defendió la unidad española en Barcelona

El mandatario propuso "más integración y menos fronteras". Malestar del presidente regional, Artur Mas, por no haber participado de un foro del Mediterráneo. El fin de la recesión.

24 Oct 2013
1

BARCELONA/MADRID.- El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, arremetió ayer contra la "disgregación y aislamiento" durante su visita a Cataluña, en una clara alusión al desafío soberanista lanzado por esa región, que fue respaldado por una multitudinaria cadena humana el 11 de septiembre para pedir una consulta para definir la independencia a través de su autodeterminación.

Al inaugurar el I Foro Económico del Mediterráneo, Rajoy advirtió: "el mundo camina irremediablemente hacia procesos de integración y lo moderno es la unión, no la disgregación; el signo de los tiempos es la integración y no el aislamiento". Agregó que la "ecuación exitosa" del crecimiento y el desarrollo en una Europa en tiempos de crisis económica es "más integración y menos fronteras".

En plena tensión independentista, el presidente del Gobierno catalán, Artur Mas, no presenció el discurso del mandatario por razones formales. Sólo acudió al comienzo del acto para saludar a los participantes como señal de protesta por su exclusión y luego se dirigió al Parlamento donde se quejó de las "imposiciones protocolares" que generan problemas de relación, mientras que él "mantiene la dignidad".

Rajoy fue recibido por medio centenar de personas, que desplegó una pancarta con el lema Catalonia is not Spain (Cataluña no es España) a las puertas del Palacio de Pedralbes de Barcelona, donde se celebra el encuentro del que participan 10 cancilleres de países de Europa y del norte de África (Argelia, Francia, Italia, Libia, Malta, Mauritania, Marruecos, Portugal, Túnez y España), junto a representantes de las principales organizaciones empresariales de la zona.

"Barcelona, como ciudad mediterránea, catalana y española, es ejemplo de esta suma, de ganas que pueden armonizarse positivamente en un proyecto común que no excluya a nadie y beneficie a todos", añadió Rajoy, quien rechaza todo plebiscito soberanista, previsto para 2014.

En el acto, el mandatario destacó que su país "ya ha salido de la recesión y está iniciando de modo lento y gradual su recuperación". Se basó en datos difundidos ayer por el Banco de España, que indican que la economía creció el 0,1% entre julio y septiembre. (Télam-DPA)

Comentarios