Trimarco acusó a los jueces de no trabajar como corresponde

La madre de Marita cuestionó que las audiencias se realicen sólo tres días a la semana. Las demoras y suspensiones en las deliberaciones del tribunal provocaron airadas reaccionesAfirmó que los magistrados no están preparados para este tipo de juicios tan complejos

EL MIÉRCOLES. María Rivero llegó a la sala junto a Azucena Márquez. LA GACETA / FOTOS DE JORGE OLMOS SGROSSO EL MIÉRCOLES. María Rivero llegó a la sala junto a Azucena Márquez. LA GACETA / FOTOS DE JORGE OLMOS SGROSSO
15 Junio 2012
"Es una vergüenza que en un juicio que tiene una magnitud hasta internacional, los acusados griten dentro de la sala. Es una falta de respeto, y el honorable tribunal no pone un freno a estas situaciones", dijo ayer Susana Trimarco, al protestar por lo extenso del debate oral en el que se juzga a los presuntos responsables de la desaparición de su hija, María de los Ángeles "Marita" Verón.

Las audiencias comenzaron el 8 de febrero, y desde entonces sufrió varias interrupciones por la salud de los imputados (Gonzalo Gómez fue operado de vesícula y Daniela Milhein estuvo internada en un hospital psiquiátrico), y por los planteos de los abogados defensores, o las peleas entre letrados que motivaron las suspensiones de los debates.

El juicio se desarrolla martes y jueves por la mañana y por la tarde, y miércoles solamente por la mañana, aunque la semana que pasó, por decisión del tribunal, sólo hubo audiencias el martes y miércoles a la mañana, y la semana que viene habrá un día menos, por el feriado del 20 de junio.

"No están acostumbrados a trabajar, con semejante sueldo que ganan. ¿Cómo van a sesionar tres veces a la semana? Viven con problemas, que se cansan, que se van a resfriar", afirmó Trimarco, al considerar que hay una demora innecesaria.

"Yo trabajo todos los días para buscar a mi hija, para impulsar la causa, y ellos perdiendo plata y tiempo, porque el Estado también pierde plata. Voy a pedir una audiencia a la Justicia, porque siento vergüenza ajena, todo el mundo me pregunta qué les pasa a esos jueces", manifestó la madre de Marita.

El juicio es llevado adelante por la Sala I de la Cámara Penal, integrado por los jueces Alberto Piedrabuena, Emilio Herrera Molina y Eduardo Romero Lascano.

Largos interrogatorios

Es un juicio sin precedentes en la provincia, por la cantidad de imputados y de abogados que intervienen, lo que hace que cada testigo tenga que soportar largos interrogatorios.

La acusación es llevada adelante por dos fiscales de Cámara (Manuel López Rougés y Carlos Sale) y cuatro querellantes (Carlos Varela Alvarez, José D'Antona, Carlos Garmendia y María Belén Lembo). Además hay 13 imputados (María Jesús Rivero, Víctor Rivero, Daniela Milhein, Alejandro González, Pascual Andrada, Irma Medina, José Gómez, Gonzalo Gómez, María Azucena Márquez, Mariana Bustos, Carlos Luna, Paola Gaitán y Humberto De Robertis) con nueve abogados defensores (Cergio Morfil, Marta Toledo, Hernán Molina, Roberto Flores, Luis Acosta, Carlos Posse, Jorge Cáceres, Sergio Pérez y Juan López Casacci).

"Lo que veo es que no tenemos jueces preparados para llevar este tipo de juicios tan complejos. No estoy conforme con cómo se está desarrollando, falta más de la mitad del juicio, y estos delincuentes presentan estrategias sucias, y los jueces se dejan dominar. Tienen que hacerse respetar y hacer respetar principalmente que mi hija no está, que no sabemos dónde está y hay que encontrarla", afirmó la presidenta de la fundación María de los Ángeles.

Trimarco ayer recibió la noticia de que la Universidad de Buenos Aires le otorgó el título de "Doctor Honoris Causa". "Estoy muy agradecida", dijo.

Tamaño texto
Comentarios