Por cuarto día, Tobar relatará sus averiguaciones

La declaración del ex comisario de la Policía de Tucumán se extiende cada vez másTodavía falta que pregunten los abogados defensores. Posibles cruces polémicos y más rispideces

AL RECINTO. El ex policía, Jorge Tobar, volverá a entrar hoy a la sala de audiencia para continuar su testimonio frente a los jueces. LA GACETA / FOTO DE JORGE OLMOS SGROSSO AL RECINTO. El ex policía, Jorge Tobar, volverá a entrar hoy a la sala de audiencia para continuar su testimonio frente a los jueces. LA GACETA / FOTO DE JORGE OLMOS SGROSSO
12 Junio 2012
El listado con los cruces de los llamados telefónicos fue incorporado a último momento. A través del análisis de esos informes, el comisario Jorge Tobar pudo comprobar que la enfermera Patricia Soria estuvo en contacto con personas que fueron investigadas en la causa, como José Alfredo Medina y René Gustavo Marchisio, y que tendrían vinculaciones con redes de trata de personas, según dijo el jueves en el juicio el ex comisario.

El dato fue como agua fresca en el desierto para los defensores de los imputados, que acompañaron en forma unánime el pedido del abogado Hernán Molina para que se solicite la detención de las personas que mencionó Tobar, y se las investigue por su probable participación en la desaparición de Marita Verón.

Más allá del pedido, al que se opuso el fiscal de Cámara Carlos Sale, al definir la estrategia de los defensores como dilatoria, y que aún el tribunal debe escuchar la posición de los querellantes, se espera que el tribunal rechace el planteo, evitando que se produzcan nuevas demoras que alteren el desarrollo de las audiencias.

De todas maneras, el abogado Carlos Posse, defensor de Irma Lidia Medina, pidió copia de las actas, para poder presentarlas ante la fiscala Adriana Reinoso Cuello, que tiene a su cargo la causa por el paradero de Marita.

Los roles

Tobar respondió, hasta aquí, las preguntas del fiscal, de los querellantes y del defensor Cergio Morfil. Habló sobre el día en que se produjo la desaparición de Marita, y trató de desmenuzar cada una de las pistas en las que tuvo participación directa.

Pero además, Tobar describió cómo funcionaba la supuesta red de trata de personas que comandaba Medina. En ese esquema, la "Mamá Lili", como la llamaron, era la que encabezaba el negocio, aunque solamente administraba el "Candy".

"Era manejado por Medina pero la encargada, la que estaba siempre, era María Azucena Márquez. De frente era inmenso, tenía un salón muy grande y las habitaciones donde dormían las chicas y atendían a los clientes", describió Tobar.

El "Candilejas", ubicado a la vuelta de la casa de Medina, no tenía el lujo de los otros locales. "Había menos mujeres trabajando y un salón pequeño. Era de propiedad de Gonzalo Gómez y lo manejaba con su esposa Paola Ceballos. A ella se la veía detrás de las barras cuando íbamos a realizar las medidas", continuó explicando el ex comisario.

Finalmente el "Desafío", que era de José Fernando "Chenga" Gómez. "Pero era administrado por Humberto Juan DeRobertis. Al 'Chenga' nunca se lo veía. Mariana Bustos era su esposa, y a ella alimentaba y alojaba a algunas de las chicas en su casa, ubicada al frente de la whisquería", expresó Tobar. Ese local, uno de los más grandes de La Rioja, poseía un salón de show para clientes preferenciales. "Las chicas salían al salón para que las elijan", comentó.

Una función similar a la que realizaba Bustos cumplía Paola Gaitán, pareja de Carlos Luna, en el "Candy". El hombre, en cambio, era la persona de confianza de Medina. "Era el encargado de traer mujeres", resumió Tobar.

Tamaño texto
Comentarios