Cartas de lectores

13 Mar 2012
El comercio y los feriados (I)

Deseo expresar mi concordancia con la carta "Feriados nacionales", de Dora Lía Barrionuevo (11/03) en lo referente a la circunstancias de muchos empleados de comercio y a las situaciones de "apriete" que deben soportar a menudo, sin negar que existen muchas empresas serias que respetan sus trabajadores como a personas con derechos antes que tratarlos como objetos descartables. A los numerosos ejemplos que citó le agrego el de un grupo empresario que posee más de 20 locales comerciales y unos 100 empleados que sobreviven bajo la constante amenaza de despidos si responden al requerimiento de un inspector; si desean afiliarse al sindicato o si alguno de los patrones vino de mal humor. El incumplimiento de las leyes con arbitrarios cambios de reglas y horarios es la norma; los pagos dobles y descansos compensatorios no existen; lo que sí existe es el trato destemplado y la provocación a la renuncia "si no te gusta". En ese caso, si pretenden cobrar los días trabajados sólo lo harán previa firma de un "convenio" de reconocimiento de inexistencia de suma alguna adeudada, preparado por una legión de abogados, los mismos que antepondrán infinitas chicanas ante cualquier reclamo legal. Sobre las condiciones de seguridad laboral, ojalá esas chicas y muchachos nunca necesiten usar una salida de emergencia.

Esteban Alfredo Margaría                                      



El comercio y los feriados (II)

En respuesta a la carta de la lectora Dora Lía Barrionuevo, escribo como hijo de "empresario" (y lo pongo entre comillas porque me refiero, al igual que la señora, al dueño de una PyME y no de una multinacional o corporación) para decirle que pueden existir patrones explotadores y "negreros", al igual que trabajadores desleales, de mala fe y desconsiderados, pero no se puede generalizar como ella lo hizo. Es verdad que el comercio es esclavizante, pero el empleador también lo sufre, y mucho. Es el empresario quien asume el riesgo de la actividad, quien depende en gran medida de la realidad económica del país, quien tiene que dar todo de sí para poder vender y lograr pagar en término todos los meses a sus empleados y los cada vez más altos impuestos. Es él quien genera fuentes de trabajo y hace donaciones. Quien trabaja, por amor al trabajo, quizás hasta enfermo, y al llegar a su casa no consigue conciliar el sueño por las noticias que hablan de crisis, robos y saqueos. Es quien recurre a remedios caseros para poder relajar su mente y descansar unas horas. Es el mismo que escucha a sus trabajadores (que son igualmente imprescindibles en la empresa) y les ayuda constantemente cuando solicitan adelantos, vales y préstamos para comprarse algo o ayudar a sus hijos enfermos. Es quien brinda y cena con ellos cada fin de año y premia sus esfuerzos y logros. Ese "empresario" al que se refiere tiene el domingo para intentar descansar un poco y sufre por no poder compartir más tiempo con su familia. Es el mismo al que le cuesta muchísimo disfrutar de sus dos semanas de vacaciones al año porque se siente imprescindible, y no puede compartir esos días con sus hijos, porque tienen que quedarse cubriéndolo en la empresa. No se confunda, le aseguro que el señor Hurtado (carta 04/03), como cualquier otro, también disfruta los feriados en familia y al día siguiente volverá a trabajar  y necesitará seguir facturando, y quizás más, para poder hacer frente a sus obligaciones a tiempo, y no por amor al dinero, al que ni siquiera aprendieron a disfrutarlo. Hay de todo en estas relaciones. Ni uno ni otro son buenos o malos necesariamente. No fomente la enemistad y el odio, que tanto mal hacen.

César Fuad Pablo Adad                          



EL CAJERO NO DIO COMPROBANTE

Deseo dar publicidad a un hecho que me afecta y que podría afectar a cualquiera: el 23 de febrero a mediodía fui a una sucursal bancaria de Yerba Buena a hacer un depósito para usar durante mis vacaciones, en mi nueva cuenta de ahorros. Acudí al encargado de entradas para activar la clave de mi tarjeta y después de una cola de 20 minutos me derivó a los cajeros de autoservicio, cuyos lectores de tarjetas no funcionaban. Resolví entonces depositar el dinero en el cajero Banelco a través de mi cuenta de otro banco. El cajero recibió el sobre pero no extendió el comprobante de depósito, dejándome sin constancia. De vuelta a mesa de entradas, el encargado me mandó de vuelta a la larga cola. Le dije que ya la había hecho y no me dieron soluciones adecuadas. De mala manera me contestó que él tenía que atender su fila y no mi problema. Pregunté entonces al encargado de seguridad, quien me dijo que eso ya había ocurrido otras veces y que en cajero humano me entregarían la constancia al día siguiente, aunque lo  mismo se acreditaría el depósito. Pero yo, que ese mismo día viajaba a México, no podía retirarlo. Ya desde México hablé por teléfono al banco donde tengo mi cuenta para que hicieran el reclamo porque sin duda, al controlar el cajero, habría un sobrante. Aún no hay noticias del depósito. ¿Adónde fue a parar mi dinero?

Alba Omil de Piérola                                                
Sarmiento 1.881              
Yerba Buena-Tucumán



DE ESCLAVO A CORONEL

El 28 de febrero, al inicio del año lectivo, la escuela N° 4.437 de la localidad de Gaona, departamento Anta, en Salta, procedió al descubrimiento de un busto del coronel Lorenzo Barcala, cuyo nombre lleva ese establecimiento desde 1969. Como uno de los descendientes -quinta generación- del "ilustre negro", como lo llamó Sarmiento, fui invitado a participar de la ceremonia, gesto que agradezco a la directora, Marta Graneros de Sureda, y a todo el personal docente. Al abolirse la esclavitud en 1813, Lorenzo Barcala logró su libertad y tomó el apellido de su amo, el escribano español Cristóbal Barcala. Adolescente aún, se incorporó como soldado raso al Batallón de Cívicos Pardos y consiguió sucesivos ascensos por su coraje y disciplina, hasta obtener el grado de coronel de la Nación. En Tucumán, Lorenzo Barcala luchó en 1831 en la Ciudadela, a las órdenes del general Gregorio Aráoz de La Madrid, quien fue completamente derrotado por Facundo Quiroga. Las fuerzas del caudillo riojano provocaron una verdadera carnicería y 33 oficiales cayeron prisioneros y fusilados. El vencedor le perdonó la vida a Barcala y le ofreció el cargo de edecán. Aquel aceptó bajo la formal promesa de que no sería obligado a luchar contra los unitarios. Lorenzo Barcala nació en Mendoza el 23 de diciembre de 1795 y en su misma provincia fue fusilado en la plaza principal de la capital el 1 de agosto de 1835, por orden del gobernador, el fraile Aldao, su acérrimo enemigo. El actual presidente de la Academia Nacional de la Historia, Miguel Angel De Marco, resume la trayectoria de Lorenzo Barcala como una "historia de luchas, sacrificios, infortunios, vejámenes y glorias de uno de los hombres de color que alcanzaron altos rangos en las armas argentinas".

Tulio D. Barcala                                                        
Manzana B, Casa 8, Barrio O'Connor                                    
San Miguel de Tucumán



Chicos restituidos a su madre

La intención de esta carta es de felicitar por la nota en la revista Nueva a Gabriela Arias Uriburu. No debe existir dolor más grande para una madre como ver que le roban sus hijos de una manera espantosa como lo hizo ese sujeto, descargando su inmensa cobardía, traición y mala fe. Aduciendo desavenencias matrimoniales o de origen religioso que nada  tienen que ver con la vida de esos inocentes menores. Caso parecido le ocurrió a nuestra familia, motivo por el cual compartimos la angustia e impotencia de enterarnos de un día para otro que a nuestra hija, médica del Sescam en Albacete, España, un desalmado padre, en complicidad de una abuela paterna sin escrúpulos, arrancaron de su vida dos menores de cuatro y ocho años, trayéndolos a Argentina y dejándola sumida en una espantosa desesperación. Lo que no creyeron nunca estos personajes es que en Tucumán existía la sala 7ª de familia en tribunales a cargo de una señora jueza con todas las letras. Con una capacidad y sensibilidad digna de asombro, acompañados por fiscales y secretarios de igual capacidad que trabajaron a destajo para lograr en poco tiempo un fallo ejemplar y la inmediata restitución a la madre de los menores (nuestros nietos), acatando el convenio firmado en la Haya, ya que se trataba de un delito internacional. Hoy los menores viven felices con su madre (nuestra hija) gracias a una justicia ejemplar y a su señoría. No me alcanzaran los años de vida que me quedan para expresar mi agradecimiento a su persona.

Guillermo Selis                                                                  
José Colombres 193                                                            
San Miguel de Tucumán


Estación de servicios

Hace varios años, la ciudad de Concepción fue incluida por el intendente Osvaldo Morelli en la Red de Municipios Saludables; sin embargo es un infierno de ruidos molestos provenientes de todo tipo de vehículos que circulan con escape libre y a toda velocidad por sus calles. Los vecinos de calle La Madrid, a estas irregularidades deberemos sumarles en los próximos días la reapertura -con nuevos dueños- de una estación de servicios que supo funcionar años atrás. Este negocio está situado en el corazón de un populoso barrio, a dos cuadras de la plaza principal, a igual distancia de la escuela primaria más concurrida de nuestra ciudad, al frente de un supermercado, y sobre una vía altamente transitada por todo tipo de vehículos, no sólo particulares, sino también ómnibus de corta y larga distancia, ambulancias, unidades de bomberos, etcétera, por ser la salida directa a la ruta nacional Nº 65 y de allí a la nueva traza de la ruta Nº 38. Conociendo lo quisquilloso que es el arquitecto Morelli con cualquier habilitación, llama mi atención que este emprendimiento haya pasado todos los filtros de la normativa municipal, provincial y nacional; los estudios técnicos de impacto global; las evaluaciones tanto del servicio que prestará como de los perjuicios que provocará, teniendo en cuenta su distancia de la intersección más cercana, la proximidad a edificios habitados, el paso por las veredas, el impacto sobre el tráfico, las molestias por operaciones de carga y descarga, las colas que se producirán en las zonas de espera; como así también que la SAT haya aprobado su "factibilidad técnica", porque supuestamente la anterior estación colapsaba los desagües con sus desechos. Una ciudad más habitable como propiciaba en la última campaña electoral el intendente Morelli, no parece coincidir con la aprobación de un comercio que calentará el infierno en que vivimos hoy. Caminar sobre miles de litros de combustible, aturdidos por el ruido permanente de los compresores de gas natural comprimido, y las emanaciones y sonidos de vehículos, no es precisamente lo que recomiendan aquellos que, como el intendente,  dicen propiciar una mejor calidad de vida.

Delia Pinchetti de Sierra Morales

Las cartas para esta sección deben tener un máximo de 200 palabras, en caso contrario serán sintetizadas. Deberán ser entregadas en Mendoza 654 o en cualquiera de nuestras corresponsalías haciendo constar nombre y domicilio del remitente. El portador deberá concurrir con su documento de identidad. También podrán ser enviadas por e-mail a: [email protected],  consignando domicilio real y N° de teléfono y de documento de identidad. LA GACETA se reserva el derecho de publicación.

Comentarios