Un niño cayó en un pozo de arena y se quemó las piernas

Investigan las extrañas heridas de un menor de siete años en el sur. El estado del pequeño es crítico. El hecho ocurrió dentro de un predio del ingenio Marapa. Familiares protestaron en la fábrica.

11 Ene 2012
Brian tiene siete años y desde hace una semana ingresa cada día al quirófano del Hospital de Niños, donde le tratan las graves quemaduras que sufrió al hundirse en un montículo de arena del Ingenio Marapa.

La tarde del 4 de enero, Brian salió a jugar con un primo y un amigo del barrio Virgen del Carmen, donde vive. Según contó su papá, Néstor Maidana, los chicos estaban "hondeando palomas", cuando Brian traspasó un alambrado del ingenio y se enterró en un montículo de arena que se encontraba en el borde de un piletón.

El nene logró salir rápidamente y corrió hacia su casa. "Cuando entró, gritaba y lloraba. Yo pensé que se había cortado con un vidrio porque le sangraba el pie y le colgaba un cuerito", recordó su padre. El hombre relató que, cuando intentó levantarlo, se le desprendió toda la piel de una de las piernas. Además, describió que el pantalón del pequeño estaba derretido y tuvieron que cortarlo para quitárselo.

"Él decía que se había caído en una arena caliente, pero mi esposa y yo no entendíamos qué había pasado", contó Maidana. Automáticamente lo llevaron al hospital de Alberdi y allí, debido a la gravedad de las quemaduras de las piernas y las manos, lo derivaron al hospital de Niños.

En el nosocomio le pidieron al padre del niño que tome una muestra de la arena para analizarla. "Fui al lugar con un tarrito metálico y, cuando lo metí, empezó a hervir. Después intentamos mezclar la arena con un palo y hervía igual que hierve el agua en una olla", precisó el hombre.

El papá de Brian recordó que cuando llevó la muestra al hospital, los médicos introdujeron un papel en la arena y este se consumió en pocos segundos. "Ellos tampoco saben qué es, creen que puede tener algún químico", señaló. Hoy Brian está "en estado crítico". Su papá contó que a veces se pone nervioso, grita y se golpea él mismo porque no aguanta el dolor. "Le hicieron una canalización en las piernas para que le llegue sangre hasta la punta de los pies, por eso lo llevan todos los días al quirófano".

La familia del niño y sus vecinos marcharon el lunes a la noche desde la plaza de Alberdi hasta las puertas del ingenio. Simultáneamente, en el predio "había una máquina que movió toda la arena hacia el piletón", afirmó Néstor.

En tanto, desde la comisaría de Alberdi señalan que se tomaron muestras de la arena y fueron enviadas a un laboratorio para su análisis. La causa es investigada por el fiscal de feria Jorge Echayde, del Centro Judicial Concepción.

Comentarios