"Seré fiel a los mártires y al objetivo de la revolución"

El nuevo mandatario tunecino hará alianza con un partido islamista.

14 Dic 2011
1

DE IZQUIERDA. Marzuki milita en el partido Congreso para la República. REUTERS

TÚNEZ/PARÍS.- "Sin el sacrificio de los mártires de la revolución, no estaría aquí, en este lugar", afirmó ayer, con lágrimas en los ojos al jurar el cargo, el nuevo presidente de Túnez, Moncef Marzuki.

El líder del izquierdista Congreso para la República, de 66 años, prometió ante el Parlamento de transición que honrará la memoria de las 300 personas que fueron asesinadas en la revuelta que comenzó hace casi un año contra el derrocado mandatario Zine el Abidine Ben Ali (cayó en enero), cuando Mohamed Buazizi, un vendedor ambulante de una ciudad pobre del centro de Túnez, se inmoló en protesta por la persecución policial por no tener permiso de trabajo.

"Seré garante de los intereses nacionales, del Estado de derecho y de las instituciones. Seré fiel a los mártires y a los objetivos de la revolución", declaró el mandatario al prestar juramento sobre el Corán.

Marzuki se comprometió, en forma solemne, a ser el "presidente de todos los tunecinos" y a no "escatimar ningún esfuerzo" para mejorar la vida de sus compatriotas. Al respecto, mencionó especialmente que garantizará el "derecho a la salud, el derecho a la educación y los derechos de las mujeres". "Nuestra misión es promover la identidad árabo-musulmana y estar abierto al exterior, proteger las mujeres veladas y las muchachas en niqab como a las no veladas. Otras naciones nos miran como un laboratorio de la democracia", admitió, para después evocar la lucha de los pueblos sirio y yemenita. Luego, se instaló en el Palacio Presidencial de Cartago.

La agrupación de Marzuki salió segunda detrás del partido islamista En Nahda en las elecciones legislativas de octubre, pero él resultó elegido Presidente por 153 votos a favor y sólo tres en contra, de las 217 bancas del Parlamento; el resto se abstuvo. Precisamente, el jefe de Estado lanzó un llamado a la "reconciliación" en Túnez y exhortó a la oposición a que "participe en la vida política y no se limite a un papel de observador".

Según el acuerdo político para formar una coalición sólida, el jefe de Gobierno será el secretario general de En Nahda, Hammadi Jébali, quien debe ser designado por el Presidente. La llegada a cargos de poder de los fundamentalistas musulmanes (aunque sean de un grupo moderado) provocó temor entre miembros de la sociedad civil que reclaman la laicidad del Estado y que no se sancionen leyes de fondo religioso.

Los legisladores tendrán un año de mandato, con la misión central de llamar a nuevas elecciones y de sancionar una Constitución provisional. (AFP-DPA)
Comentarios