Israel no descarta un ataque militar contra Irán

El ministro de Defensa, Ehud Barak, aclaró que no pretende entrar en guerra pero teme que Jerusalén sea puesto a prueba. Hay una espiral creciente de tensiones en la región. Sin cárcel para los estudiantes que ocuparon la embajada británica

02 Dic 2011
1

TEHERÁN/BRUSELAS/TEL AVIV/BERLÍN.- La gravísima situación internacional en torno a Irán atraviesa un espiral ascendente de tensiones a partir del informe oficial de una oficina de la ONU sobre un programa militar nuclear de Teherán hasta la ocupación de la embajada británica en esa República Islámica.

Ayer se conocieron declaraciones del ministro de Defensa de Israel, el laborista Ehud Barak, quien señaló que su país no pretende entrar en guerra pero que no descarta actuar militarmente si su seguridad se "ve compelido" por el plan iraní de tener una bomba atómica.

"Las guerras no son un picnic y nosotros no queremos una guerra", subrayó el ministro, para quien un bombardeo a las instalaciones nucleares iraníes debe ser siempre la última opción. "Israel -añadió- está lejos de quedarse paralizada por las amenazas o por el miedo. Hay que actuar con la cabeza fría y con tranquilidad; y no hay que descartar que se nos ponga a prueba".

Según una encuesta del Instituto Saban para Cercano Oriente, el 43% de la población judía israelí apoyaría la acción, y el 41% la rechazaría; mientras que 2/3 de los consultados estaría dispuesto a renunciar a sus armas nucleares si Teherán también lo hiciese.

Atacantes liberados

Las autoridades iraníes, en tanto, liberaron a los once atacantes de la residencia diplomática detenidos durante el ataque y saqueo, todos estudiantes de universidades donde se forman milicianos islamistas. Gran Bretaña cerró su sede y retiró su representación en el país, y lo mismo hizo Irán en Londres, aunque sin llegar a una ruptura formal de las relaciones.

Por su parte, la Fiscalía de Alemania investiga un presunto plan de Irán para atacar bases estadounidenses en su país con el objetivo de interrumpir las operaciones logísticas y de aprovisionamiento, confirmó el fiscal general, Harald Range. "Hemos abierto una investigación e implementamos medidas operativas", sostuvo.

El jefe de la Oficina Federal de Investigación Criminal, Jörg Ziercke, subrayó que "se descarta cualquier tipo de peligro inmediato". El embajador germano en Teherán fue llamado a consultas a Berlín, una señal diplomática de endurecimiento de los vínculos bilaterales.

La Unión Europea (UE) reforzó ayer sus sanciones contra Irán, al congelar los haberes de 180 empresas y funcionarios iraníes; ampliar la lista de 143 a 433 empresas cuya actividad estará prohibida y elevar el número de personas vetadas (pasa de 37 a 113) para su ingreso al territorio de la comunidad europea que componen los 27 países socios. También se impusieron sanciones a Siria, por la violación a los derechos humanos en ese país (ver "Castigo..."), donde ayer se denunciaron nuevas represiones del Ejército, con una veintena de muertos.

Los ministros europeos se pusieron de acuerdo para trabajar en "sanciones fuertes" suplementarias a ambos países que incluyan diferentes sectores, entre ellos el energético. (AFP-DPA)

Comentarios