Juntaron 800 firmas para vivir más seguros

Vecinos de los barrios El Bosque y Don Bosco se organizaron para combatir el delito. Desde marzo comenzaron a reunirse con las autoridades policiales de la zona, para coordinar estrategias y combatir el delito. El lunes, presentaron un escrito en el Ministerio de Seguridad, solicitando que el Gobierno les garantice vivir en paz en la zona

27 Jul 2011
Sandra Ramos estaba acostumbrada a ver el delito por televisión. Todo pasaba en Buenos Aires o en cualquier otra parte; nunca cerca de su familia. En diciembre, las cosas comenzaron a cambiar: dos ladrones atacaron a su hija de 12 años. Subieron a la vereda donde la nena jugaba y le robaron el celular. Fue la primera advertencia. Llegaron las vacaciones y todo se tranquilizó. Pero con el primer día de clases, el delito volvió a pegar.

"Estábamos esperando el colectivo en la esquina de Corrientes y San Miguel. Se nos acercó un chico, agarró a mi hija y le puso un cuchillo en el cuello. No sabía qué hacer, no tenía nada que me pudiera robar", contó Ramos a LA GACETA. Ese fue el punto de quiebre. Ver a su hija a merced del filo de un cuchillo lo cambió todo. "No tengo amigos políticos ni poderosos, pero algo tenía que hacer. Fui a la seccional 7ª a poner la denuncia y a reclamar que hicieran algo. Me dijeron que trabajaban con estadísticas y que en mi barrio no había muchas denuncias por arrebatos ni robos. Me sugirieron que nos organizáramos para ayudarlos a combatir el delito", agregó.

En marzo, los vecinos de los barrios El Bosque y Don Bosco comenzaron a pegar carteles que convocaban a una reunión vecinal, que se realizaría en un comedor infantil de la zona. Al primer encuentro fueron más de 40 personas. Todos tenían una historia para contar acerca de cómo los había golpeado la inseguridad. "Todos somos padres de familia. No queremos seguridad sólo por unos días; queremos que el cambio sea permanente. No podemos vivir en este clima de inseguridad", puntualizó Ramos.

Durante cinco meses, la Junta Vecinal Ciudadanos del barrio El Bosque se reunió con las autoridades. Sin embargo, según los vecinos, a pesar de que notaron algunos cambios positivos en el trabajo de la Policía, los delitos siguieron en aumento.

El caso de Elda Ana Hovannes, asesinada el martes de la semana pasada, cuando dos motoarrebatadores quisieron asaltarla en la puerta de su casa, en el barrio Ampliación Kennedy, aceleró los tiempos de su protesta: realizaron una presentación formal en Casa de Gobierno pidiendo que una solución definitiva al problema de la inseguridad en la zona. Esa presentación estuvo acompañada por la firma de 600 personas.

Los vecinos manifestaron que su interés no es polemizar con la Policía ni con el Gobierno, sino que sólo buscan que se les garantice seguridad. "Queremos que los delitos se prevengan. La Policía nos pidió que nos organicemos y lo hicimos. Estamos para cooperar con ellos y para encontrar una solución a la inseguridad. Como el Gobierno no hace caso a los cortes de calle ni a las protestas, decidimos seguir los pasos administrativos y legales que corresponden. Nos respaldamos en la Constitución Nacional, no para hacer un juicio, sino para que se nos garantice seguridad", dijo Jorgelina Ponce otra vecina que integra la junta vecinal. "Desde el lunes, se acercaron a firmar nuestro petitorio 200 vecinos más", agregó. Así, llegaron a 800.

Ellos sostienen que con su reclamo fortalecen las instituciones. "Vivimos en democracia. Somos una junta cívica formada por ciudadanos comunes. Por eso invitamos al resto de la sociedad a que se organice como lo hicimos nosotros, para que el Gobierno dé una respuesta y tome medidas que contrarresten el avance del delito", manifestó Ponce.

Según los vecinos, en los dos barrios, ocurren distintos tipos de delitos. "Los robos a las casas disminuyeron porque tomamos cada vez más precauciones. En los últimos años cada vez son más las casas con los frentes completamente enrejados. Además, en esta zona hay varias escuelas y, en reiteradas oportunidades les roban a los chicos, cuando van camino a clases", apuntó Mónica Moyano.

Los vecinos adelantaron que si no reciben respuestas en la provincia, elevarán su reclamo al Gobierno nacional.

Comentarios