Usan el 101 para bromas, consejos o información

Sólo el 1% de las llamadas diarias realizadas al teléfono de emergencia policial son denuncias que requieren la intervención de la fuerza.

06 Dic 2010

Del otro lado de la línea, la voz de una mujer desconcierta al telefonista. "Emergencias, buenas tardes", repite el operador. A los segundos, reconoce el sonido: pusieron el auricular al lado del televisor y la protagonista de la telenovela de la tarde resuena en el teléfono. Según la información brindada por la Policía, el 99% de las llamadas realizadas al 101 son bromas, consultas o insultos.

En distintos casos de inseguridad que sucedieron en la provincia, las víctimas o los testigos comentaron que llamaron al teléfono de referencia de la Policía, y que en la mayoría de las veces da ocupado o no atiende nadie. Lo mismo sucede con los comentarios que los foristas de LAGACETA.com realizan a diario.

El responsable del "Programa integral de protección ciudadana", comisario mayor Víctor Sánchez, reconoció que las líneas colapsan permanentemente. "Por día recibimos 3.800 llamadas para cuatro líneas. Pero si depuramos esa cantidad, tenemos 30 a 40 que son realmente de casos que exigen la intervención de la Policía", dijo. Es decir, alrededor del 1% son denuncias por delitos o alertas por accidentes.

El resto de las llamadas (en promedio unas 3.760 diarias) son consultas sobre datos sobre servicios, trámites o ubicación de calles, además de chistes, burlas y agravios a los operadores. "Culturalmente hay una facilidad de comunicarse al 101. Está muy arraigado. Entonces, la comunicación es de todo tipo", explicó Sánchez. Sin embargo, el comisario manifestó que el objetivo de contar con esa herramienta es la prevención o la intervención policial. "Está la alternativa de llamar al 103, que es el número de Defensa Civil. Pero nos llaman hasta por trámites municipales", expresó.

El Departamento de Operaciones Policiales tiene a cargo la atención de este servicio. Una vez que una denuncia es recibida, se clasifica de acuerdo al tipo de emergencia. Luego, el pedido es derivado hacia el Centro de Control ubicado en 24 de Septiembre y 9 de Julio. Los operadores ubican los patrulleros que estén cerca del lugar donde ocurrió el hecho denunciado. "Desplazamos los vehículos hacia el lugar donde sucedió el hecho, siempre apuntando a actuar con celeridad", comentó Sánchez.

Urgencias y sanciones

"Por una travesura, se puede trabar el ingreso de un pedido que realmente necesite la intervención rápida de la Policía. Eso es un problema, porque la comunidad requiere urgencias", dijo el comisario principal Enrique Jiménez, a cargo del Centro de Control. Por eso, la Policía analiza instrumentar un sistema que permita identificar las lineas desde las cuales se realizan llamadas falsas o burlonas. "Es un sistema que permite detectar incluso las llamadas con números bloqueados. Y según el tipo de llamado, se analizaría si se debe aplicar alguna sanción", expresó Jiménez.

En su mayoría, son niños y jóvenes los que realizan las llamadas "de burla" o falsas alarmas. Por ello, Sánchez destacó que deben ser muy cuidadosos con las denuncias, para tratar de no realizar desplazamientos inútiles y descuidar zonas. "Somos muy analíticos. No podemos dejar de lado una llamada de emergencias, pero cada una implica el desplazamiento de un móvil policial, y estamos hablando de 3.800 llamadas", dijo el jefe del Programa.

El contacto telefónico entre las víctimas y los policías constituyen uno de los pilares del programa que comenzó con la instalación de cámaras en el microcentro. Precisamente, vehículos con GPS, radios y teléfonos celulares forman parte de la millonaria inversión que realizó el Ministerio de Seguridad Ciudadana.

Sin embargo, Sánchez no descartó que en un futuro se utilice en Tucumán el 911, número característico de las emergencias policiales en otras provincias. "Por ahora seguiremos con el 101. Utilizar el 911 es una proyección, que será estudiada más adelante", dijo.

Comentarios