Las fuentes orales ayudan a hacer la historia del presente

En Filosofía y Letras sesionan hasta hoy expertos en una disciplina que abre nuevos caminos. La reconstrucción de hechos recientes por sus protagonistas es el eje del encuentro que seguirá hoy, a las 9. Día del historiador.

02 Jul 2010
1

VOLCANDO EXPERIENCIAS. Rubén Kotler, Alejandra Pisani y Ana Jemio, en una de las mesas, ayer, en Filosofía.

"Ya no se estudia la historia como hace 100 años, ya no es el positivismo la historiografía dominante; hay nuevas formas, y herramientas como la historia reciente y la historia oral, para tratar la caída del primer peronismo, Malvinas, la militancia de los años 60 y 70, la aparición las organizaciones de derechos humanos, la guerrilla urbana, entre otros, y en los que se privilegia por sobre la documentación escrita las fuentes orales; es decir las voces de los actores que han sido parte de la construcción de esos procesos", explica Rubén Kotler, uno de los organizadores de las primeras Jornadas de Historia Reciente del NOA que se desarrollan hasta hoy en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNT.

Del encuentro participan especialistas que han incorporado a sus investigaciones, además de las fuentes tradicionales, las fuentes orales. Entre ellos, Inés Izaguirre, Mariana Gudelevicius y el equipo el Programa Historia, de la UBA y Nélida Agüeros (talleres barriales de la Municipalidad de Córdoba).

"Los historiadores argentinos no estamos acostumbrados a trabajar con la historia reciente", reflexionó Agueros. "En diferentes países ha surgido como una modalidad, y de una preocupación por temas cercanos al presente que antes no se abordaba, porque se pensaba que había que diferir el pasado para un lugar donde hubiera más objetividad de esos hechos", explicó la experta, que ve en la historia oral, aplicada a estudiar hechos recientes, una herramienta adecuada para usar en el colegio primario y en el secundario. "Se trata de llevar esa metodología a escuelas primarias y secundarias, como una manera efectiva de que los chicos sean partícipes en la construcción de los relatos historiográficos (del barrio, de la ciudad, de la escuela)", señaló.

Como un aporte a las jornadas, Agüeros explicó cómo se desarrolló el proyecto que lleva adelante, desde el año 2003, en la Municipalidad de Córdoba, en el marco del Plan Estratégico de la ciudad, y que tiene como misión reconstruir las historias de los barrios y sus gentes, a lo largo del siglo XX, privilegiando las historias orales de los adultos mayores. Explicó que los adultos no son sólo fuentes para el historiador o testimoniales sino protagonistas activos en la construcción de la fuente historiográfica. "Ellos recogen no sólo el material escrito, fotográfico, y objetos, sino que además ponen su voz para relatar el proceso del que fueron protagonistas", indicó.

Por su parte, Kotler enfatizó que esta metodología está indicando que la historia no es sólo el estudio de los hechos pasados, que deben pasar la prueba del tiempo para ser estudiados científicamente, sino que también se hace historia con el presente. Explicó que la historia oral no es propiedad de los historiadores: y que se utilizan entrevistas y relatos testimoniales, para estudiar temáticas que han ocurrido en un pasado cercano, y de las cuales hay poca documentación. "No hay documentos escritos, pero hay sujetos y voces que pueden sumar sus relatos para reconstruir esos hechos", concluyó.

Día del historiador

Las jornadas comenzaron con una conferencia de la decana de Filosofía y profesora de Historia contemporánea Judith de Babot. También se celebró el Día del Historiador, con un homenaje en la Casa Histórica a los profesores Victoria Dappe, Nilda Benaglio de Jerez y Carlos Lau.

Comentarios