El radicalismo no cobista se impuso en la capital de Mendoza

La UCR renovó su poder en el Concejo Deliberante y se quedó con cuatro de las seis bancas en disputa. El PRO, el gran perdedor.

28 Marzo 2010
MENDOZA.- El radicalismo no cobista logró imponerse esta noche con holgura en las elecciones en la capital de Mendoza y renovaba su poder en el Concejo Deliberante local, mientras que el PRO no alcanzaba a obtener ninguna banca.

Con el 90 por ciento de las mesas escrutadas, la lista de la UCR encabezada por Rodolfo Suárez se quedaba con el 40,4 por ciento de los votos y obtenía cuatro de las seis bancas en juego,  mientras que el candidato del Partido Demócrata, Guillermo Mosso, lograba arrebatar el segundo lugar con 11,9 puntos y se garantizaba su lugar en el cuerpo.

Detrás sorprendía el Partido Socialista de Alberto Montbrun en tercer lugar con el 9,9 por ciento y una banca (la primera para un socialista en la Capital), en tanto que los 9,4 puntos que cosechó el candidato macrista, el piloto de rally Orlando "Orly" Terranova, no le era suficiente para obtener su pase al Consejo.

El triunfo de la UCR, que gobierna la ciudad desde la restauración democrática, significa una victoria personal para el intendente Víctor Fayad, que decidió desdoblar estas elecciones de las legislativas de junio pasado para no compartir su lista con los hombres del vicepresidente Julio Cobos, con quien se encuentra duramente enfrentado.

De hecho, a partir de este espaldarazo electoral, el intendente podrá empezar a delinear seriamente su proyecto político a nivel provincial hacia 2011 para encumbrarse posiblemente como candidato a gobernador, en busca de una revancha luego de las dos derrotas que sufrió en la década del 90.

En el entorno del intendente celebraban el haber superado el 40 por ciento que obtuvo cuando fue electo en 2007, aunque no lograron vencer el 53 por ciento que acaparó el cobista Frente Cívico Federal en las legislativas de junio pasado.

El flojo desempeño de Terranova tras la ruptura en la alianza con el Partido Demócrata también significaba un revés para Macri, que apostaba a conseguir en tierras mendocinas su primer resultado importante fuera de la Ciudad de Buenos Aires en el marco de su trabajo para instalarse en el mapa nacional de cara a las presidenciales de 2011. (NA)
 

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios