Tiene síndrome de Down y pudo terminar la Universidad

El español Pablo Pineda se diplomó en Magisterio y también estudia Psicopedagogía. "Podemos alcanzar lo que nos propongamos", afirmó.

11 Mar 2009
1

MAS QUE FICCION. Pineda, con sus compañeros del filme “Yo también”, inspirado parcialmente en su vida. INSERCIONSOCIAL.COM

MADRID.- Un joven español con síndrome de Down que logró diplomarse en Magisterio se convirtió así en el primer graduado universitario de la Unión Europea que tiene esa particularidad genética. Dio clase en una escuela primaria y dijo que ahora está a sólo cuatro materias de obtener un segundo título universitario: el de psicopedagogo.
El malagueño Pablo Pineda, de 34 años, ofreció ayer su primera clase como docente invitado en el colegio Miguel de Cervantes, de Montemayor, en la provincia andaluza de Córdoba, y dijo a sus alumnos: "podemos alcanzar lo que nos propongamos", según informó la agencia DPA.
En su primera clase le explicó a una veintena de alumnos de sexto de primaria -uno de ellos también con síndrome de Down- cómo se hace una película, tema que conoce porque es el protagonista de "Yo también", filme rodado a fines de 2008 en Sevilla y en Madrid, que fue coproducida por el director Julio Médem en el que se muestran aspectos poco conocidos de la vida de una persona que nació con un tercer cromosoma en la pareja cromosómica 21.
" Se trata de romper moldes continuamente y de luchar para demostrar a la sociedad que se pueden hacer muchas cosas con síndrome de Down", dijo Pineda.
Los 400 estudiantes del colegio de Montemayor votaron por unanimidad una iniciativa del educador Antonio Cantos para que el joven profesor les impartiese clases durante unos días. Pero de allí a lograr alguna vez la titularidad, lo ve muy difícil: "Claro que me gustaría dar clase. Para eso estudié Magisterio y por eso me faltan sólo cuatro asignaturas para terminar Psicopedagogía", contó.
"Pero sé que, si acabo trabajando de maestro, será bestial para la sociedad. Las familias siguen teniendo miedo a las personas con Down, a que sean maestros, a que sean los novios de sus hijos o hijas... Yo estoy cansado de ser el eterno alumno, el eterno niño. Ahora me toca a mí dar la clase", clamó. (Télam)

Comentarios