Obama dio vía libre al estudio con células madre

El presidente de EEUU puso fin al bloqueo que impuso en 2001 su antecesor, George W. Bush, al financiamiento de las investigaciones. Los institutos de salud tienen cuatro meses para ajustar los procedimientos. Estricta vigilancia de los fines científicos. Críticas.

10 Mar 2009
1

ESPERANZA. El mandatario saludó especialmente al diputado Jim Langevin, que quedó cuadraplégico tras un accidente y que celebró la medida. REUTER

WASHINGTON.- El presidente estadounidense, Barack Obama, levantó ayer algunas restricciones a la financiación federal para la investigación con células madre de embriones humanos. La medida provocó la ira de muchas de las personas que se oponen al aborto, pero emociona y da esperanza a quienes creen que este tipo de estudios científicos puede generar tratamientos para muchas enfermedades complejas.
“Vamos a poner en marcha la prometedora investigación con células madre embrionarias”, dijo Obama durante un acto en la Casa Blanca. “También respaldaremos fuertemente a los científicos que realicen esta investigación. Y apuntaremos a que Estados Unidos lidere el mundo en lo que respecta a descubrimientos que algún día podrían ser rendidores”, añadió en medio de una ovación.

No a la clonación
Obama instruyó a los Institutos Nacionales de Salud (INS) a formular en los próximos 120 días los lineamientos sobre cómo proceder con la investigación federal en líneas de células madre provenientes de laboratorios privados, como las clínicas de fertilidad. Ante una audiencia de legisladores, científicos -entre ellos, tres premios Nobel- y líderes religiosos, también emitió un memo presidencial que restituye la integridad científica a las decisiones de gobierno. Prometió además que no permitirá que la investigación sobre células madre embrionarias se extravíe hacia fronteras científicas como la clonación humana, “que no tiene lugar en nuestra sociedad, ni en ninguna otra”, puntualizó.
Pero de todas formas la decisión desató una furibunda reacción de parte grupos conservadores y de otros que abogan por promover la investigación sobre células de adultos humanos y no de embriones. “Obama dañó la protección de las vidas inocentes; dividió más aún nuestra nación”, dijo el diputado republicano John Boehner. A su vez, el cardenal Justin Rigali deploró la “triste victoria de los políticos sobre la ciencia y la ética” y el diario vaticano “L’Osservatore Romano” calificó la investigación con células madre embrionarias de “profundamente inmral y superflua”. En cambio, Peter Wilderotter, vocero de la Fundación Christopher y Dana Reeve,creada por el actor de “Superman”, que quedó paralítico luego de caer de un caballo y falleció en 2005, dijo: “con un plumazo, el presidente Obama reconoce el deseo de la mayoría de los estadounidenses y utiliza el poder del gobierno para avanzar en la investigación”.

Lo que resta
Obama debe ahora hacer que el Congreso levante la restricción restante sobre la investigación con células madre de embriones humanos. Una enmienda que se ha colocado sobre el presupuesto de Salud y Servicios Humanos prohíbe cada año que fondos federales sean empleados para la investigación que involucre directamente embriones humanos. Esto implica que los expertos financiados federalmente tienen que comprar células madre para trabajar. “El presidente Obama está haciendo todo lo que él solo puede hacer", dijo un científico. “Con suerte, brindará al Congreso el tipo de clima que necesitan los legisladores para hacer lo correcto”, añadió.
En agosto de 2001, el entonces presidente George W. Bush revirtió una decisión de los INS que permitía a los investigadores financiados por el gobierno federal trabajar con células madre. Bush indicó entonces que sólo podían usar los lotes ya existentes, con lo cual obligó a los expertos a tener que emplear fondos privados o personales para adquirir lotes de células madre y así poder trabajar. (Reuters-AFP-NA)

Comentarios