Nuevos tiempos para el parque 9 de Julio

07 Feb 2009

Nuestra edición de ayer dedica una extensa nota al parque 9 de Julio. De acuerdo con ella, debemos congratularnos por el presente alentador que exhibe el paseo, y también por el futuro mejor que parece aguardarlo. Los operarios realizan una activa tarea de corte de césped, plantación de flores y reparación de los daños derivados del nunca ausente vandalismo. Esa obra re- cibe apoyo de algunos usuarios: por ejemplo, los estudiantes de Educación Física, que hacen sus prácticas en el sector del lago, ayudan también a limpiarlo.
La Municipalidad tiene previsto concretar, el mes próximo, la integración de un cuerpo colegiado, el “Directorio del Parque”, que ya ha celebrado reuniones preliminares. Formado por comerciantes de la zona y por representantes de las áreas oficiales de Cultura y de Turismo, así como de la UNT, este cuerpo se encargará de hacer respetar debidamente el parque (que no sea “tierra de nadie”) y de arrimar propuestas para su mejoramiento, aparte de elaborar un calendario de actividades temáticas. Con todo ello se busca imprimirle la necesaria identidad.
La del directorio es una buena idea. Cabe recordar que las obras más importantes en la historia del parque (la dotación de estatuas, o la construcción de la pérgola o del reloj de césped, por ejemplo) no fueron llevadas a cabo por decretos, sino por disposiciones que adoptaba, tras la consideración y el debate del caso, la denominada “comisión administradora”, que actuó hasta promediar los años 1940. La formaban ciudadanos destacados, designados “ad honorem” y que aplicaban todo su esfuerzo en beneficio del paseo.
Nuestra nota consigna algunas de las actividades planeadas. Por ejemplo la organización, en los ámbitos del parque, del Mes de la Fotografía, del Mes de las Flores o del Mes de la Solidaridad. Asimismo, como preparación para el centenario, concursos de diseño y de paisajismo, con la posibilidad de que la Municipalidad ejecute algunos de los proyectos ganadores. En adhesión al Día Mundial del Medio Ambiente, el 5 de junio sólo se podrá ingresar al parque a pie o en bicicleta. Se prevé, entre otras iniciativas, la realización de ferias de platos típicos en uno de los sectores. Igualmente se abrirá una nueva convocatoria de propuestas para explotar la zona donde estuvo la confitería del Lago. En ella podrían tenerse en cuenta tanto aquellas referidas a un emprendimiento gastronómico como a un centro de convenciones, según se informó.
En suma, se advierte la llegada de aires nuevos para el parque 9 de Julio. Bienvenidos sean. A pesar de que, con los años, se produjo el desmembramiento lamentable de las 400 hectáreas que se expropiaron entre 1906 y 1910 para instalarlo, en la superficie salvada tenemos la suerte de contar con uno de los paseos más bellos de la República. Un verdadero pulmón de la ciudad, que a la vez que ofrece refugio y esparcimiento a la población en todas las estaciones del año, constituye un cabal muestrario de la magnificencia de la flora tucumana. Así es que todo lo que se haga para su valorización y mejora debe ser firmemente alentado.
El cambio en el parque es visible y merece subrayarse. Revela la plausible preocupación de la Municipalidad, y no hay duda de que servirá para crear una nueva conciencia en los usuarios. La experiencia enseña que la actitud indiferente de los habitantes frente a un espacio público se modifica, con frecuencia, cuando advierten que la autoridad pone empeño en mejorarlo. El usuario opta por apoyar ese criterio, de modo de impedir las actitudes que perjudiquen el nuevo aspecto. Es de esperar que ocurra así.

Comentarios