La caída de los productos básicos

Enrique MartínezPor Enrique J. Martínez - Analista Bursátil.

22 Nov 2008

Las materias primas que cotizan en las Bolsas comenzaron a mostrar debilidad desde julio. La mercancía física, el cash commodity, parecía hasta la mitad de año una buena cobertura y mejor opción frente al tembladeral de los  papeles -acciones y bonos- en los mercados. En pocas ruedas se pasó de las alzas récord a las caídas pronunciadas. El mercado normal donde los meses lejanos se cotizan por encima de los que están cerca -reflejando almacenamiento, créditos, seguros y otros- favoreció mucho a los productores. Pero velozmente se convirtieron en mercados invertidos que protegieron a los compradores que hicieron valer su poder de adquisición.
En el mundo los países que demandan productos son dependientes de los que los elaboran, desde el petróleo hasta los alimentos y, como la percepción era que iban a faltar, todos estaban comprando muy firme, a determinados valores que podían pagarse. Luego de hacer grandes stocks, quedó muy escaso lo que también es un producto más: el dinero.
La iliquidez global golpeó muy fuerte en los mercados de commodities. Por encima de los peores pronósticos y en la búsqueda de responsables todos miraron hacia los grandes fondos de inversión. A las Bolsas inicialmente les convino que estos operaran, pero cuando empezaron a retirarse -en montos enormes- causaron un efecto manada que volteó todo lo que va dentro de un barril, una bolsa o un contenedor. Como la profecía es un don sobrenatural y los pronósticos vienen devaluados, es oportuno recordar las viejas costumbres: si vuelve el proteccionismo y los países cierran sus economías, a la caída de los precios le llevará más tiempo encontrar el piso.

Comentarios