Según Goane, desde el PE buscan desplazarlo

Respecto de la denuncia de Parajón, referida a que actuó durante la gestión militar, el vocal de la Corte recordó que fue secuestrado en el 76.

03 Sep 2008
1

“NUNCA CAMBIARE MI VOTO”. Goane confirmó que ya firmó su pronunciamiento en la causa de los abogados contra la nueva Carta Magna. LA GACETA/JUAN PABLO SANCHEZ NOLI

El vocal de la Corte Suprema de Tucumán, René Mario Goane, vinculó a funcionarios del Ejecutivo con una maniobra política para desplazarlo del cargo, aunque sin dar nombres. Aseveró que parte de esa estrategia fue lanzada por Gumersindo Parajón, titular de Pueblo Unido, cuando pidió que la Legislatura analice su remoción (sin iniciarle juicio político) por haber sido funcionario y juez durante el proceso militar. Vinculó toda la operación con la inminente sentencia en la causa contra la reforma de la Constitución provincial, impulsada por el Colegio de Abogados.
"Se vive un momento particular en lo institucional, en el que encaja este tema como un reloj suizo para que la sentencia no pueda salir o sea distinta. Hay quienes están por detrás de Parajón como, a lo mejor, un ministro de larga trayectoria en su aversión a la Justicia. Excluyo de todo al gobernador José Alperovich", aclaró. A la vez, se refirió varias veces a Parajón como empleado judicial jubilado.
"Tengo una trayectoria de independencia; me equivoco o no, pero fallo sin aceptar presiones políticas, sociales, económicas ni del amiguismo. Amo y defiendo la Justicia con mi trabajo y firmeza. Pregunto cuál de mis actos me descalifica, por el que me vinculan con genocidio y con delitos gravísimos. Es una infamia; el ideologismo no puede ser determinante en la función judicial", inquirió.
El magistrado confirmó que ya firmó su voto en la causa sobre la reforma, pero no indicó su contenido. Pero trascendió de fuentes de tribunales que él avala lo resuelto en instancias inferiores y, por tanto, frustra las intenciones del Ejecutivo. Goane también reconoció que hay disidencias que obligan a integrar el cuerpo con otro vocal para tener mayoría. Hoy quedará firme que Ebe López Piossek se sumará para analizar la cuestión, ya que los abogados, finalmente, no la recusarán.
"Nunca cambiaré mi voto. El gran peligro es el derrumbe de la República; se insiste mucho con la democracia, que es algo valioso pero sólo cuantitativo, para una mayor o menor legitimación popular. Lo que me da calidad es el respeto republicano, con el control y la partición del ejercicio de los poderes del Estado, de modo independiente. Caso contrario, estamos como en el tiempo de los emperadores romanos", resaltó.

Absurdo
Goane calificó de absurdo que se equiparen todos los comportamientos durante el proceso. Resaltó que ocupó una vocalía en la Corte en 1982 y 1983, cuando gobernaba Tucumán Antonio Merlo y ya se había ido Antonio Bussi. "Hubo diferencias sustanciales entre ambos, ya que con Merlo había conversaciones con los partidos políticos para volver a la institucionalidad plena. Como magistrado, voté en contra de un decreto que permitía dar de baja a empleados públicos y condené a la Provincia al reintegro. También me opuse al capitán José Roberto Abba y rechacé un pedido del propio Bussi para asumir como juez de Familia y Sucesiones en 1976. Muchos de los que le dijeron sí, lo hicieron por obsecuencia o por temor", puntualizó.
Agregó que los otros cargos durante esos años fueron en funciones técnicas, como miembro del servicio jurídico en el IPSS, titular del Registro Civil, por apenas un mes en 1976, o fiscal de Estado en 1981, "como guardián de la legalidad y no funcionario común".
"No entiendo cuál es la descalificación. Me enteré de que secretario de Derechos Humanos, Daniel Posse, remitió la cuestión a la Nación para que dé pautas. Sería interesante que antes de que se pronuncie sobre una cuestión provincial, se analice por qué hay dos ministros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que, cuando iniciaron su carrera, juraron por el Estatuto del Proceso de Reorganización Nacional. Son Elena Highton de Nolasco y Eugenio Raúl Zaffaroni, quienes prestigian al máximo tribunal", señaló.
En ese sentido, advirtió que si hay una sugerencia negativa, se incurriría en una discriminación en su contra y en la violación del principio constitucional de igualdad. Alertó de que no se pueden arrasar derechos cívicos por una cuestión ideológica.

Antecedentes
El juez recordó que el 8 de setiembre de 1975, a las 2 de la madrugada, fue secuestrado de su casa por fuerzas militares, y liberado cuatro días después. Pasó por la Jefatura de Policía y por la Escuelita de Famaillá. Recordó la solidaridad de Arturo Ponsati y del Colegio de Abogados a través de Benjamín Carranza.
"No ví a Parajón con ninguna preocupación entonces. No padeció el Gobierno militar: lo pasó muy cómodamente, convalidando todo con su silencio, sin que lo molestara nadie. No renunció. ¿No tenía sensibilidad entonces, o necesitaba que se condenra a alguien para hablar? Fui homologado por mis pares universitarios para ser consejero y superior en la UNT, y en democracia me votó dos veces la Legislatura para la Corte tras las nominaciones de Fernando Riera en 1986 y de Ramón Ortega en 1991", planteó.
Goane destacó como un antecedente su actuación al frente del Tribunal de Juicio Político que juzgó a Bussi en 1998, en el escándalo por las cuentas suizas, en el que ingresó sintiendo la desconfianza de todos los grupos políticos y salió con un amplio aval. Si bien la mayoría se inclinó por la destitución del gobernador, no se alcanzó la mayoría de 2/3 exigida por la Carta Magna.
Comentarios