El séptimo arte resplandece en Yerba Buena

El shopping Solar del Cerro y sus cinco salas de cine de última generación, abrirán hoy sus puertas en el casco viejo de esa localidad. El emprendimiento ofrecerá desde locales comerciales y gastronómicos, hasta una cochera subterránea para 200 vehículos.

17 Jul 2008
Una figura en tamaño natural de Jorge Luis Borges sentado en un sillón del parque domina la entrada. No hay manera de evitar la tentación de sentarse a su lado y sacarse una foto. Y eso fue precisamente lo que hicieron anoche los invitados especiales y los periodistas que asistieron a la inauguración de las cinco salas de cine del shopping Solar del Cerro, que hoy abrirán sus puertas al público a partir de las 14. El primer centro comercial abierto de Tucumán, según promocionan sus dueños, también comenzará a funcionar, a partir de las 9.30 de la mañana, con el 90% de sus locales comerciales a disposición del público.
"Este es un emprendimiento de capitales tucumanos que realmente nos llena de orgullo", aseveró Marcos Nougués, gerente operativo del shopping.
Ubicado en el casco viejo de Yerba Buena (avenida Aconquija al 1.300), el centro comercial fue diseñado por el arquitecto Pablo Kantarovsky y por el estudio Atrio Arquitectura como un espacio abierto al verde. Además, se decidió mantener las casas Christie y Cossio, que fueron refuncionalizadas y en las que se realizarán distintos tipos de muestras y eventos culturales.
Todo el entorno está decorado con piedras, maderas, plantas, fuentes de agua iluminadas, mesas para jugar al ajedrez, árboles y esculturas de diversos estilos. También ofrece un estacionamiento subterráneo con capacidad para 200 vehículos.

Diversión y tecnología
El complejo de cines se encuentra en el primer piso. Para acceder allí hay escaleras mecánicas y también ascensores. Las cinco salas tienen una capacidad total de 800 butacas, ubicadas en sistema stadium, lo que permite a los espectadores apreciar la película perfectamente desde cualquier punto de la sala. También cuenta con acceso y lugares para discapacitados. "Estas salas son una especie de sueño cumplido. Yo soy muy cinéfila y, ahora, voy a poder canalizar esa pasión", comentó anoche Graciela de Gorban, una de las propietarias, y encargada del complejo. La idea, según adelantó, es que en estos cines se pueda ver no sólo los tanques y los estrenos más taquilleros de Hollywood, sino también algunas películas más intimistas del cine europeo, asiático o iraní. "Los tucumanos casi no tenemos acceso a este tipo de producciones, de manera que nosotros vamos a intentar proyectar algunas películas de este tipo", dijo. Las salas, además, están preparadas para que también puedan funcionar como teatros o salas de conferencias. "Nos falta aún instalar el panel de luces en el techo, pero eso ya está contemplado", señaló Kantarovsky. Los cines están equipados con tecnología de vanguardia, lo que permitió un ajuste de imagen y sonido de acuerdo con las normas Smpte (Society of Motion Picture and Television Engineers). Para esto, el equipo de proyección de 35mm cuenta con una gran fuente lumínica ajustable, producida por lámparas de arco de alta presión. El equipamiento de sonido logra la reproducción de varios canales independientes, con sistema de amplificación y electroacústico por separado. Los parlantes fueron ubicados estratégicamente y están calibrados por la firma Dolby. Las pantallas poseen perforaciones milimétricas que permiten pasar las altas frecuencias de los bafles ubicados detrás.

Comentarios