Finalmente, clausuraron esta madrugada el café "Las Palmas"

Inspectores de la Dipsa estuvieron vigilando el bar durante todo el día. Alrededor de las 3, cuando no quedaban clientes y la mayoría de los empleados se había marchado, pusieron un precinto. Los propietarios son cañeros y habían hecho público su apoyo al sector ruralista. Imágenes.

LA GACETA/JUAN PABLO SANCHEZ NOLI LA GACETA/JUAN PABLO SANCHEZ NOLI
10 Julio 2008
Finalmente, 15 horas después del primer intento de clausura, los inspectores de la Dirección de Producción y Saneamiento Ambiental (Dipsa) cerraron esta madrugada el bar "Las Palmas", ubicado en la intersección de 25 de Mayo y Marcos Paz, en Barrio Norte.

El operativo había comenzado el día anterior, a las 10, cuando los municipales se presentaron en el café e intentaron desalojarlo para cumplir con la orden librada por el juez de faltas Carlos Alzabé. Sin embargo, los clientes resistieron la medida y permanecieron adentro mientras entonaban en Himno Nacional.

Ante la negativa de los comensales, la gente de la Dipsa retrocedió en su intención. "Estuvieron vigilando en los alrededores durante el resto del día. Hasta que minutos después de las 3, cuando ya no quedaba nadie, excepto dos empleados, colocaron el precinto", relató Sara Fernández Palma, una de las propietarias.

En diálogo con LA GACETA.com, su hermano, Marcelo Fernández Palma, dijo que la medida fue arbitraria e incorrecta. "El lunes pasado, dos verificadores de la Dipsa labraron un acta de requerimiento porque detectaron irregularidades en la habilitación de la playa de estacionamiento y de dos cámaras de frío", explicó el dueño de la confitería.

"Pese a que el procedimiento estipula que contamos con cinco días hábiles para presentar nuestras pruebas, ayer llegaron los inspectores con una orden confeccionada en una hoja sin membrete del juzgado y sin sello del magistrado", resaltó el gastronómico.

"No se respetaron nuestros derechos democráticos a defendernos", añadió Fernández Palma, quien además desligó cualquier vinculación con los problemas relacionados con el campo.

"Yo creo que hubo una confusión. Además de este emprendimiento comercial, nosotros también somos cañeros y siempre hicimos público nuestro apoyo al sector ruralista. Pero aquí jamás se le prohibió el ingreso a los diputados que votaron a favor de las retenciones móviles en el Congreso", resaltó en alusión a las versiones que habían circulado en los últimos días sobre una lista con los nombres de los políticos a los que se los declarararía personas no gratas.

"Acá vienen jueces federales y provinciales, y funcionarios de todos los partidos. Siempre se los trató con reserva. Confío en que esta situación se aclarará rápidamente en los Tribunales y en que podremos seguir trabajando libremente", concluyó. Los propietarios del restaurante presentaron recursos de amparo en la Justicia. LA GACETA.com ©

Comentarios